Bailarines Alfredo Ibáñez y Marber Llorens en la pieza Arte y Pasión.
Bailarines Alfredo Ibáñez y Marber Llorens en la pieza Arte y Pasión.
Edición 2568: Jueves, 6 de Diciembre de 2018

Pose y Pasión

Ballet Nacional finaliza el año con puesta en escena de Carmen. Arranca la temporada el 7 de diciembre en el Gran Teatro Nacional.

Bailarines Alfredo Ibáñez y Marber Llorens en la pieza Arte y Pasión.
Bailarines Alfredo Ibáñez y Marber Llorens en la pieza Arte y Pasión.

Sensualidad, simbolismo, intensidad, sensibilidad, es lo que Jimmy Gamonet, director del Ballet Nacional, ha logrado insuflarle a su versión de Carmen, historia inspirada en la ópera de Bizet, y que formará parte de la tercera y última temporada del año.

Rina Barrantes y Juan Carlos Pi en la pieza Carmen.
Rina Barrantes y Juan Carlos Pi en la pieza Carmen.
Gamonet ha buscado esta vez explorar al máximo la carga sensual de la obra, donde la capacidad técnica de los bailarines se verán entremezclada con el dramatismo e intensidad de una tragedia pasional.

Además se presentarán tres coreografías contemporáneas creadas por el propio Gamonet: Miniaturas, Movilissimanoble y My Lady, donde los movimientos clásicos se unen a una estructura narrativa moderna, fusión que caracteriza el trabajo de Gamonet desde sus años en el Miami City Ballet.

En Miniaturas se explora un mundo lúdico, donde la precisión de movimiento marca a este baile de marionetas en un cuarto de juegos. El vestuario está a cargo de Pepe Corzo y cuenta con música de John Adams. En Movilissima, por otro lado, Gamonet presenta cuatro movimientos: arrastre de pingüino, toques orientales, pasos de Zorba, aplausos y zapateo con música de Paul Hindemith.

Por último, My Lady, es una oda a la figura femenina por sobre la masculina, que se presenta anónima y secundaria. Con ocho bailarines rodeando a la protoganista, Gamonet ha logrado una obra que transmite pureza y sensualidad, características tan necesarias en una dolida realizad nacional. (J.Z)

              

Loading...