Injusto filme para el fantástico simbionte extraterrestre.
Injusto filme para el fantástico simbionte extraterrestre.
Edición 2560: Jueves, 11 de Octubre de 2018

El Huésped Maldito

Escribe: Jaro Adrianzén | Mucho preámbulo y poca acción en la opaca Venom.

Injusto filme para el fantástico simbionte extraterrestre.
Injusto filme para el fantástico simbionte extraterrestre.

En Venom hay una clara referencia al Extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde. Solo que esta vez no hay una poción que separe al lado más humano del más maléfico. Luego de tocar fondo –emocional y profesionalmente–, el carismático reportero Eddie Brock es atrapado por un huésped maldito: uno de los simbiontes que el inescrupuloso científico Carlton Drake almacena en el edificio de la fundación Vida. El inicio, así, pinta auspicioso. Pilas de cadáveres se acumulan en secreto en aras de un supuesto bien común: la cura del cáncer. Y un notable Tom Hardy se desequilibra a raíz de los susurros del parásito que lleva en las entrañas. Los primeros planos de su rostro preceden la aparición del protagonista. Allí destaca el monstruo viscoso de dos metros que no duda en arrancar cabezas para saciar su hambre (unas escenas gore le hubieran dado más verosimilitud al relato, dicho sea de paso). Lo más sólido del filme son las contradicciones entre ambas personalidades (la de Brock y la de Venom) y cómo crean una armonía para sobrevivir. Pero la cinta de Ruben Fleischer tarda mucho en llegar a eso. Y antes de alzar vuelo empieza a caerse. La lucha interna de Brock es reemplazada por el enfrentamiento contra un improvisado villano. La inmoralidad de Venom sufre un inexplicable –y desfavorable– giro a la inversa. Y personajes partícipes del largo preámbulo terminan por ser intrascendentes. 

Loading...