Protagonista Ihjac.
Protagonista Ihjac.
Edición 2552: Jueves, 16 de Agosto de 2018

Los Muertos y los Otros

Por: Jorge Ruiz de Somocurcio | Ganadora a Mejor Película en Festival de Cine de Lima.

Protagonista Ihjac.
Protagonista Ihjac.

El cine brasileño, desde el cinema Novo de los 60 con Glaiber Rocha, Pereira Dos Santos y Rui Guerra, no ha dejado de indagar en los problemas medulares de la sociedad en una envidiable búsqueda. La película premiada, una producción portuguesa–brasileña de Joao Salaviza y Renee Nader Messoza, no es una excepción.

Ihjac es un joven de la etnia Kraho que vive en el norte de la Amazonía brasileña. Hace 40 años su aldea fue diezmada por agricultores formales. La película apuesta por un discurso circular que empieza con el llamado del fallecido padre a su hijo Ihjac para que cierre el duelo de acuerdo a los rituales de la tribu pero que empieza a enfermar el alma de Ihjac al constatar que habla con los muertos.

El discurso introduce una contradicción central entre lo ancestral y la modernidad cuando la familia de Ihjac viaja al pueblo más cercano, a cientos de kms, para que la medicina moderna lo atienda. Sin embargo, Ihjac no tiene cédula de identidad, no existe para el sistema. Empero, la bondad humana hace que lo atiendan. Le diagnostican irónicamente hipocondría, patentizando el desencuentro e incomprensión de dos culturas.

La familia no sucumbe a los encantos de la modernidad y regresa a su hogar. Ihjac acepta no huir más del espíritu que lo ha elegido como el nuevo chamán de la tribu, cerrando el círculo.

No hay ninguna concesión en la película a la tentación paternalista o folclorista en los mensajes. Más bien hay un manejo del tiempo y las imágenes que se acercan ceremonialmente a la magia de los códigos de la naturaleza y trata con respeto la dignidad del modo de vida sabio y elemental de la aldea.

Los Muertos y Los Otros nos remite a pensar inevitablemente en el homenaje que Cesar Calvo, Francisco Mariotti y Nora de Izcue le hacen a Las Tres Mitades de Ino Moxo, obra que alude al maestro amazónico y al ayahuasca, alucinógeno sagrado que revela lo invisible, en una exposición en el ICPNA. Ambos dan testimonio de una cultura milenaria que se resiste a desaparecer.

Loading...