“La iniciativa (subte) era legítima porque el rock era una basura.”
“La iniciativa (subte) era legítima porque el rock era una basura.”
Edición 2547: Jueves, 12 de Julio de 2018

M Aquí

Escritor Óscar Malca reedita novela de culto 25 años después.

“La iniciativa (subte) era legítima porque el rock era una basura.”
“La iniciativa (subte) era legítima porque el rock era una basura.”

Ha restituido el título original porque, como dice en el prólogo, nunca se reconcilió con el de las primeras ediciones.

–Algunos relacionan Al final de la calle (1993) con Conversación en la Catedral. Otros dicen que es “ribeyriana” o “reynosiana”. ¿Quiénes influyeron?

–Los tres seguramente: Vargas Llosa, Ribeyro y Reynoso. No de manera consciente. Aunque lo que siempre me ha gustado más de la literatura peruana es su poesía.

–Fuguet se pregunta “¿qué fue de Malca?”.

–Jaja… Buena gente Fuguet. Mira, la verdad es que yo abandoné la literatura poco después de publicar esta novela. El mundillo ese me pareció espantoso. No era lo mío. Me dediqué al periodismo, que me encanta, y dejé lo demás, le bajé la persiana metálica.

–Pero presentará una novela gráfica este año, y un nuevo libro el 2019…

–El responsable de que haya vuelto a publicar cuando ya estaba retirado, en jean cortado y sayonaras es Jerónimo Pimentel, de Random House, quien me convenció de sacar una nueva edición de Ciudad de M –durante mucho tiempo me negué a hacerlo– y además le dio el impulso final a una novela gráfica que hacía años intentábamos sacar con Mario Molina, tras el premio de Contracultura. Lo otro es solo una posibilidad. Tengo páginas de material disperso, fragmentario.

Prepara novela gráfica, libro de reseñas y (quizás) novela.
Prepara novela gráfica, libro de reseñas y (quizás) novela.
–Reunirá las reseñas de Sigfrido Letal en CARETAS.

–Sí, eso está en marcha. Una persona le está dedicando tiempo a la investigación. Ahí se verá si ha resistido el paso de los años. Tengo mis dudas. En los noventa, de música en la prensa solo había la mermelada que le gusta tanto a Keiko, orquesta y coros: puro cherry. Intentaba ser crítico, iba a contracorriente, y la verdad era divertido dar esa pelea.

–Frase de un periodista: “el rock subte es creación de Malca y Pedro Cornejo”.

–Jajaja, qué péndex. Cuidado, hay muchos “descubridores” que se van a ofender. Naaa, nada de eso. Al inicio estas bandas fueron satanizadas por el periodismo, los intelectuales, la izquierda, la iglesia, etc. Era injusto, prepotente y temerario en épocas de terrorismo. Con Pedro salimos a defenderlos. Eso fue todo. Después me alejé. Hice amistades inquebrantables, amigos ahora muertos, con quienes pasé aventuras alucinantes. Con eso me quedo.

–¿Hoy hay más discurso  subte que rock?

–Hace años perdí de vista el tema. He hojeado uno que otro libro, creo que ninguno reciente. Harto floro, de hecho. Veo a personajes que se arreconchuman y codean para salir en la foto, y les creen todo. Me parece previsible: cada fenómeno social necesita su mitología, la pide a gritos. Y cada mitología genera también, cual excrecencia residual, su propia mitomanía. Hay más leyenda que música. De repente es esa mitomanía la que distorsiona la narrativa. Y la contraparte musical puede que sea limitada, pero como sabía mi maestro (John) Ford, ¿a quién le importa la exactitud de la narrativa si la leyenda es mejor? 

Loading...