“Casi ya no hay diferencia para mí entre el poema y la lingüística.”
“Casi ya no hay diferencia para mí entre el poema y la lingüística.”
Edición 2538: Jueves, 10 de Mayo de 2018

Verso y Reverso

Escribe: Renzo Porcile | Conversamos con el poeta y lingüista Mario Montalbetti a propósito de la publicación de su último libro.

“Casi ya no hay diferencia para mí entre el poema y la lingüística.”
“Casi ya no hay diferencia para mí entre el poema y la lingüística.”

La poesía de Montalbetti (Lima, 1953) es problemática porque desafía casi todas las muletillas que utiliza la crítica literaria local para establecer coordenadas. No es conversacional, aunque en su obra haya ejemplos claros de conversacionalismo; no pertenece a una generación de poetas en específico, por más que algunos lo reclamen del 70, otros del 80; y más últimamente, los límites entre su poética y su trabajo en / desde la lingüística parecen disolverse. Respecto a esto último, su nuevo poema-rio, Notas para un seminario sobre Foucault (FCE, 2018) parece darnos alguna luz.

–Ya te han preguntado antes cómo conviven ambas dimensiones, la del poeta y la del lingüista. Pero, ¿existe realmente una diferencia?   

–La primera respuesta que yo daba era que el poeta y el lingüista tienen la misma materia prima, pero le entran al lenguaje desde lugares diferentes; luego, la segunda respuesta que yo daba era que el lingüista trata de probar que el lenguaje no existe, y el poeta trata de probar que el lingüista está equivocado; y la tercera respuesta sería la de hoy, que es: casi ya no hay diferencia para mí entre el poema y la lingüística. “Casi” es importante. En términos de este libro, el “casi” puede desaparecer a veces.

–Notas… es un poema estructurado como un seminario en ocho sesiones. ¿Existió aquel seminario?

No, no existió. La forma del libro, sin embargo, no la del seminario sino la de “pensar en verso”, digamos, se la debo a quien le he dedicado el libro, que es Marc Belderbos, arquitecto belga, que produce ensayos pero que trabaja con versos cada vez que presenta sus ideas.

–A eso iba. El libro se presenta como un poema, pero que trata de resolverse en favor de una demostración, diciendo: “atiendan a esto que es un seminario”.

Sí, he recibido comentarios del tipo, “es un poemario, ¿dónde está el poema?”; y creo que parte del poemario es: dónde está el poema. Pero sí hay de fondo una especie de argumento que se está desplegando a lo largo de las ocho sesiones. Y es en ese desplegar, en el ritmo que pueden tener las sesiones del seminario, que yo creo que se encuentra el poema.

–Sin embargo, hay momentos donde el seminario se corta: es decir, en medio de las sesiones aparecen textos que son poemas…

–Antisidro; hay uno sobre la PUCP, que en realidad está metido ahí; hay un poema inventado de Cisneros, que digo que es de Cisneros, luego digo que probablemente no lo sea... Sí, hay un montón de estas cosas. Con lo cual quiere decir que uno puede sacar ideas poéticas del libro, o ideas que son menos poéticas tal vez y que tienen que ver más con ciertos argumentos sobre lo que es el lenguaje.

–Dijiste que la literatura te interesa cada vez menos. ¿Se puede escribir poemas al margen de la poesía?

Es una gran pregunta, y es probable que en algún momento inclusive la forma ‘poema’ desaparezca. Pero me resulta difícil, a pesar de que lo que dices es cierto: hay algo que está más allá del poema que me interesa. Pero sí, todo esto en detrimento de algo que puede llamarse Literatura, que no me interesa tanto. Mi interés por escribir poemas es mucho mayor que mi interés por ser poeta. Realmente no me considero poeta, y esto lo he dicho muchas veces: me considero una persona que escribe poemas.

Loading...