“Llevaré ejemplares de mi libro al Perú”, dice. “Ah, y aviso que tocaremos 45 canciones”.
“Llevaré ejemplares de mi libro al Perú”, dice. “Ah, y aviso que tocaremos 45 canciones”.
Edición 2529: Jueves, 8 de Marzo de 2018

Escuela Punk

Escribe: Javier Zapata | Marky Ramone, último miembro de The Ramones, llega el 17 de marzo. Habló con CARETAS.

“Llevaré ejemplares de mi libro al Perú”, dice. “Ah, y aviso que tocaremos 45 canciones”.
“Llevaré ejemplares de mi libro al Perú”, dice. “Ah, y aviso que tocaremos 45 canciones”.

Marc Bell era un Ramone antes incluso que la banda fuera fundada. Tal y como lo recuerda en su libro de memorias, Punk Rock Blitzkrieg: My Life as a Ramone (2016), él vestía ya jeans viejos, las famosas zapatillas Converse y casacas de cuero antes que ésa fuera la estética de la melenuda banda neoyorkina. “Ese era el look en Brooklyn. Nos vestíamos como ‘Fonzie’ (de la sitcom Happy Days)”, contó.

A los 12 años le llegó una epifanía. Los Beatles se presentaron en el show de Ed Sullivan y él quedó hipnotizado con las baquetas de Ringo (“siempre será la mejor banda de todos los tiempos”, agrega). Él quería ser un rockstar.

Antes de llegar a The Ramones en 1978 ya se había hecho un nombre en la escena punk de Nueva York con la banda The Voidoids de Richard Hell, con quienes absorbió al energía rebelde que empezaba a gestarse en un pequeño y pestilente bar del sur de Manhattan, el CBGB, en el Bowery, barrio de ‘drogos’, putas y lo mejor de la música punk ahora convertido en la exclusiva boutique John Varvatos.

“Johnny era republicano”, cuenta. “A pesar de ser enemigos políticos éramos hermanos”.
“Johnny era republicano”, cuenta. “A pesar de ser enemigos políticos éramos hermanos”.

Como quien se enlista en un ejército o en una secta, Marc se hizo del distintivo cerquillo y pasó a llamarse Marky Ramone.

Para distinguirse de Tommy Ramone, su antecesor, Marky quiso imprimirle un sonido más duro a la banda. “Para comenzar afiné mi redoblante mucho más agudo que el de Tommy y utilicé platos más grandes. Buscaba un sonido con más proyección e impacto”. El resultado: “I wanna be sedated”, himno de la banda escrita por Joey Ramone.

Marky Ramone es el depositario de la memoria histórica de la banda, ya que todos los miembros originales de la heroica década del setenta han muerto. Joey murió el 15 de abril del 2001 por un linfoma, Dee De ese suicidó el 5 de junio del 2002 y a Johnny se lo llevó el cáncer el 15 de setiembre del 2004.

Testigo extraordinario de la mejor época de la música, Marky, redoblará tambores por los ausentes el 17 de marzo en el Centro de Convenciones Festiva.

Loading...