Los cuatro capítulos del libro vienen pautados por la cualidad del asombro.
Los cuatro capítulos del libro vienen pautados por la cualidad del asombro.
Edición 2525: Jueves, 8 de Febrero de 2018

Casi Como la Vida

Por: Gabriel Ruiz Ortega | Ensayo del crítico literario James Wood.

Los cuatro capítulos del libro vienen pautados por la cualidad del asombro.
Los cuatro capítulos del libro vienen pautados por la cualidad del asombro.

Relacionarnos con los libros que sumaron en nuestra configuración moral y dimensión emocional nos garantizan múltiples percepciones para la vida. De esta experiencia podemos beneficiarnos hasta de sus ramas utilitarias, a saber, mejorar nuestras deficiencias en la comunicación con los demás.

Esta reflexión viene a cuenta de la lectura de Lo más parecido a la vida (Taurus, 2016), ensayo del escritor y crítico literario inglés James Wood. Señas esenciales: es colaborador recurrente de The New Yorker y catedrático en la Universidad de Harvard. Dos libros suyos traducidos al castellano: el más conocido, Los mecanismos de la ficción, texto imprescindible para todo escritor no necesariamente en ciernes, y el que nos cita.

Reza el subtítulo, Lecciones sobre nuestro amor a los libros. Wood no apela a las armas de la teoría, menos a la jerigonza académica, sino que hace uso de la fuente que sustenta su condición de lector: la experiencia vital. Los cuatro capítulos del libro (“¿Por qué?”, “Mirar en serio y caer en la cuenta”, “Usarlo todo” y “La falta de un hogar secular”) vienen pautados por la cualidad del asombro, la manifestación por el primer amor del acto de leer. Wood ha consagrado su existencia a este placer y no lo mancilla imponiendo gustos, ni criterios valorativos. Hasta libros de segundo orden como Novelas y novelistas. Guía del mundo de la ficción, de Martin Seymour-Smith, tienen atención en su órbita. La razón es una sola: Wood está a la caza emocional del poder de la lectura. Además, en más de un tramo nos hace pisar tierra, como en esta sentencia necesaria para estos tiempos de frivolidades mediáticas: “La literatura, como el arte, opone resistencia a la arrogancia del tiempo: nos convierte en insomnes vagando por los pasillos de la costumbre, propone rescatar la vida de las cosas, traerlas de la muerte”. Un maestro.