Tiene siete novelas con “equilibrio formal”, a decir de Carlos Franz.
Tiene siete novelas con “equilibrio formal”, a decir de Carlos Franz.
Edición 2514: Jueves, 16 de Noviembre de 2017

Los Arrestos del Nobel

Escribe: Ricardo González Vigil | Kazuo Ishiguro, el Premio Nobel de Literatura 2017 y la vuelta a la ficción.

Tiene siete novelas con “equilibrio formal”, a decir de Carlos Franz.
Tiene siete novelas con “equilibrio formal”, a decir de Carlos Franz.

Temía que mi comentario al Premio Nobel de Literatura 2017 iba a necesitar un título tipo “Los restos del Nobel”, reelaborando ácidamente el de la gran novela Los restos del día del flamante Nobel, Kazuo Ishiguro (Nagasaki, 1954). Guardaba mal sabor del reconocimiento que hizo de los méritos literarios del periodismo y la no ficción (en concordancia con la valorización creciente de esas formas discursivas), al premiar a Svetlana Alexiérich en 2015, y del sustrato poético de la canción (óptica de la Semiótica y los Estudios Culturales, la cual  no repara en la diferencia radical que existe entre la creación literaria en la tradición oral y el espectáculo audiovisual de los cantautores en los medios masivos de comunicación), al galardonar a Bob Dylan en 2016.

Decisiones respetables en tanto reconocen el uso artístico del idioma fuera de los tres grandes géneros literarios de estirpe grecorromana y renacentista, mediante canales comunicativos que hoy gozan de una recepción mayor que la poesía escrita (lírica, épica o dramática) y la narrativa de ficción (cuento y novela). No obstante, decisiones cuestionables si reparamos en que el vuelo poético de las palabras en una canción del circuito masivo no alcanza la plenitud verbal ni la envergadura cultural que logra un gran poeta (verbigracia, el recientemente fallecido Derek Walcott, Premio Nobel 1992); ni la destreza narrativa del periodismo y/o la no ficción puede competir con el esplendor estético y la profundidad para expresar la condición humana que aporta la ficción en manos de autores (herederos y recreadores histórico-culturales, con inconsciente colectivo y todo) de novelas magistrales como son las de Ishiguro.

Por eso nos reconforta que la Academia Sueca pruebe que aprecia la literatura perdurable de nuestro tiempo y que tenga el coraje -los arrestos- de honrar a la narrativa de ficción, eligiendo al artífice de siete novelas “caracterizadas por su equilibrio formal y la sutileza de sus tramas”, según el notable novelista chileno Carlos Franz.

Loading...