Viernes 10 (6 p.m.), Arequipa.
Viernes 10 (6 p.m.), Arequipa.
Edición 2513: Jueves, 9 de Noviembre de 2017

High Hitler

Norman Ohler, invitado al Hay Festival 2017, habla de su libro Blitzed.

Viernes 10 (6 p.m.), Arequipa.
Viernes 10 (6 p.m.), Arequipa.

Mutar de un novelista a un historiador es un proceso sorprendente y de ninguna manera natural. Navegué alegremente mi narrativa dentro de este género fuertemente enmarcado y por una vez me libré de vagar sin parar por el terreno infinito llamado “una novela”. Poco sabía en lo que me estaba metiendo.

Descubrí que el Führer consumía drogas duras, especialmente opiáceos, y que no era exactamente el abstemio que la propaganda nazi gustaba describir. Hitler ni siquiera era vegetariano: mantenía extractos de hígado de cerdo y se tragaba cápsulas llenas de testículos de toros.

Luego vino el problema. Me metí en un nido de avispas, confundí una piscina de tiburones con una bañera. Fui juzgado por el historiador británico Richard J. Evans, quien reseñó Blitzed en The Guardian.

Mientras me alejaba de la fortaleza de la interpretación oficial de Hitler, también dijo algo peligroso: que “excusé a Hitler y a los alemanes por sus terribles crímenes”. Por eso, según Evans, el libro tuvo éxito en Alemania.     Pero no digo eso en ningún lugar de Blitzed; sería algo verdaderamente repugnante de afirmar. ¿Malinterpretó mi libro, o realmente cree que es irrelevante que, por ejemplo, se emitieron 35 millones de tabletas de metanfetamina para el desempeño de la Wehrmacht durante la invasión de Francia? Quizás lo que lo enojó tanto fue que un ‘no historiador’ se atrevió a reescribir la historia.

Afortunadamente, otros historiadores como Ian Kershaw, Antony Beevor y Hans Mommsen examinaron mis archivos.

He aprendido que la ‘no ficción’ puede ser bastante aventurera, incluso rebelde, para escribir. ¿Y no es esta la esencia misma de la literatura? Mi próximo libro, por cierto, será una novela. (Norman Ohler)    

Loading...