Cineasta, escritor, guionista y productor cinematográfico.
Cineasta, escritor, guionista y productor cinematográfico.
Edición 2505: Jueves, 14 de Septiembre de 2017

Fechas Patrias

Augusto Tamayo publica libro sobre los Bicentenarios de la independencia del Perú.

Cineasta, escritor, guionista y productor cinematográfico.
Cineasta, escritor, guionista y productor cinematográfico.

No es un error ortográfico, está bien escrito:  Bicentenarios. La noción común asegura que se trata solo de un bicentenario. Pero, según Tamayo, son varios. Y es que desde el 2011 se conmemoran varios  bicentenarios (la rebelión de Zela, la sublevación de Huánuco, entre otros) que nos conducen hasta el momento cumbre de la independencia peruana, que es la declaración de San Martín el 28 de julio de 1821.

–¿Desde qué época toma un interés por la historia del Perú?

–Desde niño. Mi padre fue historiador de la literatura peruana. Yo me vinculé con la historia desde muy niño, mi padre la conocía perfectamente.  Mientras yo iba desarrollándome he tenido a la historia presente. Desde que empecé a hacer cine, siempre quise hacer algo sobre la historia del Perú. Considero que la historia es fundamental, ya que es lo que da identidad. Ésta es fundamental para saber quiénes somos. Sin identidad no hay ciudadanía, y sin ciudadanía no hay progreso. Todo lo que contribuya a desarrollar un sentido de identidad en el individuo o la colectividad es fundamental. Uno solo sabe lo que es si conoce su historia.

–Qué tanto se parece la narración histórica de una película a la historia en sí.

–En realidad la historia, y yo he tratado de que el libro sea así, es como una película. Es relatar acontecimientos donde hay destinos humanos. Hay emociones y todo tipo de drama, solo que no es ficcional, es verdadero. Son aventuras, entendiendo aventuras como un acontecimiento en que uno explora el mundo y se pone en riesgo por algo. Acá las personas son reales, no son actores. La vida y la muerte que está en juego es verdadera, el destino es real. Entonces, la historia es eso, lo que de verdad aconteció y de lo que somos consecuencia. Somos consecuencia de lo que ocurrió en el pasado.

Libro de Tamayo.
Libro de Tamayo.
–El libro da un enfoque humano de los héroes.

–Es algo que yo quise dar. Tengo una visión de pensar que son seres humanos. No están hechos de bronce, son como todos nosotros. Todos esos actos, como  el de Zela con su hijo, dan una dimensión humana. A veces dan el concepto de estos personajes como cosas. Son personas que toman decisiones, se equivocan, cometen errores, se arrepienten, son leales, se desaniman, perseveran. El libro invita a colocarse en la situación de los personajes y sentir todo lo que habían sufrido.

–¿Por qué los jóvenes no le dan importancia a la historia?

–Es una pregunta bastante buena. Yo creo que los comportamientos van dirigidos por lo que llamaríamos los discursos que los conducen. Si estos los llevan hacia un área donde se entretienen o les gusta, obviamente que el joven con la libertad de acceso que tiene se va a ir a donde él crea que es más “divertido”. Pero ahí tiene que aparecer un discurso orientador, tiene que haber la presencia de una entidad que es lo que hace que seamos un Estado. No una serie de entes dispersos, sino un conjunto organizado con libertad que conduce a las personas. Por eso al joven se le educa. Si el joven no comprende los conceptos de ciudadanía, nacionalidad,  identidad y compromiso, somos una nación a la deriva. Yo sigo pensando que el libro es importantísimo porque es un objeto concreto que me da un discurso firme. En internet doy clic a un botón, y tengo un abanico tan gigantesco de información que puedo ir a distintas partes y ya no tener el menor contacto con lo que forma parte de mi esencia, de mi propia identidad. Todo lo que está escrito en internet es efímero, el libro no. El libro queda y está aquí delante de mí.

¿Qué expectativas tiene para el 2021?

–Que la importancia del acontecimiento sirva para encaminarnos con hechos que expresen lo que un país desea, el progreso de sus ciudadanos, el progreso material, intelectual y moral. Ojalá el 2021 sea una fecha que hayamos alcanzado ciertos logros. Y, que todo caso, sea un momento para declarar entre todos un propósito de tratar de trabajar mejor para tener un país y una nación mejor para sus habitantes en donde podamos cada uno de nosotros realizar con mayor plenitud nuestras acciones. 

Una edición del Fondo Editorial del Congreso de la República.
Una edición del Fondo Editorial del Congreso de la República.