El Hay Festival se llevó a cabo del 25 de mayo al 4 de junio. Entre los invitados estuvieron Peter Singer, Brian May, Neil Gaiman, Jonathan Safran Foer y un largo etc.
El Hay Festival se llevó a cabo del 25 de mayo al 4 de junio. Entre los invitados estuvieron Peter Singer, Brian May, Neil Gaiman, Jonathan Safran Foer y un largo etc.
Edición 2492: Jueves, 15 de Junio de 2017

Ciudad Letrada

El pueblo de Hay-on-Wye en Gales celebró la 30 edición del Hay Festival. Crónica in situ.

El Hay Festival se llevó a cabo del 25 de mayo al 4 de junio. Entre los invitados estuvieron Peter Singer, Brian May, Neil Gaiman, Jonathan Safran Foer y un largo etc.
El Hay Festival se llevó a cabo del 25 de mayo al 4 de junio. Entre los invitados estuvieron Peter Singer, Brian May, Neil Gaiman, Jonathan Safran Foer y un largo etc.

Fascinada. Así regresé luego de gozar los cuatro últimos días de la 30 edición del Hay Festival, en Hay-on-Wye, Gales, el idílico pueblo donde Peter Florence y su padre fundaron el festival.

También esperanzada, luego de escuchar a más de veinte inspiradores seres humanos de todo el mundo, con un discurso que, desde cada una de sus especialidades, motivaba a recobrar la esperanza en el prójimo, aunque este no esté ni sea tan próximo.

Premio a la Resistencia 2016: Ángela Delgado

Autora con el escritor Hanif Kureishi.
Autora con el escritor Hanif Kureishi.
Experimentar el Hay en su lugar de origen ha sido un verdadero privilegio que además me lleva a apreciar mucho más las versiones que ya conozco, la de Cartagena, en Colombia, y la de Arequipa, en el Perú, cuyo equipo de gestión integro feliz. El hecho de advertir semejanzas, sobre todo en su esencia, y sentir las diferencias, marcadas por el entorno y la gente, hace que todos los días agradezca la posibilidad de celebrar la diversidad.

Diría que el Hay es un espíritu animado por un festival. Un espíritu osado, travieso, pero también coherente, solidario, inteligente y persuasivo, que se encarna en todos los que participan, especialmente en los invitados. ¡Y qué invitados!  Seres que escapan de obsoletas etiquetas que encasillan a los seres humanos y los separan por género, nacionalidad, raza o color. Invitados que son y se sienten parte del mundo. Para muestra, mis botones favoritos.

Es fácil enamorarse de Ken Loach, le escribí a mi marido vía WhatsApp tras acercarme al cineasta inglés en la librería instalada en la gran carpa que acoge al público. Aunque Kenneth Loach esté próximo a cumplir 80 años este 17 de junio, y bien podría tener la edad de mi padre, no exagero.

Cómo describirlo (regresé del Hay Festival con muchas ganas de retirar, en la medida de lo posible, el verbo “definir” de mi vocabulario. Una definición involucra una sentencia, un juicio cerrado). Ken Loach me pareció cálido, solidario, sensato, coherente, lúcido, amable, educado, gentil, simpático, inteligente, bondadoso y demás adjetivos que reflejan una filosofía de vida próxima a mi ideal de persona en el siglo XXI. Si no, demos una vuelta por su filmografía. Siempre ha estado del lado de los menos favorecidos y ha sostenido una postura clara y firme frente a las injusticias sociales.  Como un significativo recuerdo, guardo el DVD autografiado de su reciente producción: I, Daniel Blake, película ganadora de la Palma de Oro en el Festival de Cannes, el 2016. 

Como pocas otras personas, Elif Shafak, me hizo recordar mi motto favorito: la elegancia es cuestión de actitud. Y reconfirmó mi certeza de que la belleza viene del interior (aunque en su caso es complementada por un armonioso exterior). Sobre todas las impresiones que me dejó su participación en las dos sesiones a las que asistí, prevalece la de su indefinible gracia, su notoria sensibilidad y su evidente inteligencia.

Graham Norton, Robert Plant y Michael Sheen fueron muy aplaudidos.
Graham Norton, Robert Plant y Michael Sheen fueron muy aplaudidos.

Elif Shafak es la escritora turca más conocida internacionalmente. Autora, entre otras, de la recientemente publicada Las tres hijas de Eva. Escribe en turco y en inglés, y habla muy buen español. Al escucharla imaginaba en el auditorio a los integrantes de #Con mis hijos no te metas o a los más conspicuos representantes de la mayoría parlamentaria, como ese ser adscrito a un grupo religioso cuyo nombre no quiero recordar. Shafak les hubiese causado súbitas convulsiones porque es una acérrima defensora de los derechos de la mujer y de la comunidad LGTB. Y es, sobre todo, un ser pensante.

Shafak, escritora francesa y turca.
Shafak, escritora francesa y turca.
Atendí una conversación de Hanif Kureishi en Cartagena, el 2016, y tuve el placer de volverlo a escuchar ahora, en charla con Rosie Boycott. Kureishi, es un novelista, guionista y cineasta británico de origen anglo-paquistaní.  El 2008, el Times lo incluyó en su lista de “los más grandes escritores británicos desde 1945”. Podría agregar que también debe estar entre los más seductores. Hanif rules, o eso es lo que me pareció.  Además, coincido con él cuando dice, en Intimidad: la riqueza no sería indispensable, pero sí la inteligencia que nos pemitiría acceder a ella cuando fuese necesario. De las personas que conozco, las que poseen talento para la vida son las que disfrutan de una existencia libre, conciben grandes proyectos y los ven realizados. Son, también, la mejor compañía.

Un señor doctor. Escuchar a Steve Westaby en conversación con Raymond Tallis fue un auténtico gozo y la prueba de que los (algunos) cardiólogos tienen un extraordinario corazón. Uno de los más prestigiosos cirujanos cardiovasculares del mundo narró varias de sus experiencias en el quirófano, prueba de su incansable voluntad por aliviar el dolor ajeno, y de su convencimiento de que la salud es un servicio. Confesó que, cuando se retiró, tras años de notable práctica, la NHS (el Servicio Nacional de Salud de Gran Bretaña) no lo invitó, ni siquiera le sugirió enseñar y guiar a los nuevos profesionales de su especialidad. Me hizo pensar en las similitudes del primer mundo con las del segundo, del tercero y del cuarto.

Inna Modja nació en 1984, en Mali, como Inna Bocoum. Debe su nombre artístico a su madre, quien le dio el apodo de Inna Modja, que significa “Inna es mala”, o “Inna no es buena”. Es una artista y modelo franco-maliense muy comprometida en contra de la mutilación genital femenina, al haber sido, ella misma, víctima de la circuncisión femenina sin la aprobación de sus padres. El tono de su voz remite al de su alma. Una entre los 30. El Hay Festival invitó a 30 jóvenes escritores, pensadores, actores y activistas para participar en diversas mesas de conversación. Fueron invitados por haber construido una sólida identidad en su campo y por la importancia de sus opiniones, a nivel internacional. El Hay cree que serán ellos quienes den forma al mundo en los próximos 30 años.

El Hay organiza 800 eventos que incluyen conciertos, expos y charlas.
El Hay organiza 800 eventos que incluyen conciertos, expos y charlas.

Yo dije, a ese señor lo he visto en alguna parte, y claro, era Jeremy Bowen, quien aparece frecuentemente en la BBC, uno de los canales por los que agradezco la existencia del cable. Bowen es el editor de la BBC para Medio Oriente. Durante la conversación que sostuvo con Peter Florence, mostró una gran sensibilidad hacia la condición humana. Bowen, experto en asuntos de Oriente Medio, encantó a una audiencia curiosa e interesada por desmitificar varios aspectos de lo que hoy, genéricamente, se identifica como la región de musulmanes, islamistas y yihadistas, sin siquiera tener conocimiento sobre el significado de esas palabras.

Fueron cuatro intensos días que dejaron abiertas puertas y ventanas hacia otros mundos, hacia micro y macro cosmos reflejados en cada uno de los invitados a los que tuve el placer de escuchar. Y seguramente también en las voces de los que me perdí, como Tracy Emin, Gary Kasparov, Bernie Sanders y tantos otros que engalanaron esta maravillosa edición. Para aplacar nostalgias y frustraciones, tenemos la web del Hay: www.hayfestival.org. Aquí  se pueden escuchar los audios de cada una de las sesiones.

Como en Cartagena y en Arequipa, el Hay Festival en Gales es una celebración de la palabra y de sus significados potenciada a su máxima expresión. Dura 13 días, congrega a más de 700 participantes invitados, toma –literalmente– el hermoso pueblo lleno de librerías de segunda mano, ejecuta proyectos sociales y medioambientales con socios estratégicos, tiene una plana de benefactores alucinante y, desde hace 30 años, como en Hay-on-Wye, viene dando felicidad e ilusión a las comunidades donde se establece. Más allá, motiva a pensar, a dudar, a crear y recrear, y a despojarnos de certezas porque experimentando el HAY recordamos que nada es estático, ni perenne, y que somos distintos.

Y para seguir imaginando el mundo, la cita es del 9 al 12 de noviembre, en Arequipa.

* Directora de desarrollo del Hay Festival Arequipa y gestora cultural.

Loading...