El libro del Fondo Editorial de la Universidad de Lima se presentará el jueves 1 de junio a las 7 p.m., en la librería El Virrey de Miraflores.
El libro del Fondo Editorial de la Universidad de Lima se presentará el jueves 1 de junio a las 7 p.m., en la librería El Virrey de Miraflores.
Edición 2489: Jueves, 25 de Mayo de 2017

Anima(do) Mundi

Escribe: Carlos Cabanillas | Filósofo Óscar Quezada Macchiavello, rector de la Universidad de Lima, publica análisis semiótico de la obra de Quino.

El libro del Fondo Editorial de la Universidad de Lima se presentará el jueves 1 de junio a las 7 p.m., en la librería El Virrey de Miraflores.
El libro del Fondo Editorial de la Universidad de Lima se presentará el jueves 1 de junio a las 7 p.m., en la librería El Virrey de Miraflores.

Óscar Quezada Macchiavello es semiólogo, filósofo y, sobre todo, un irreverente. Por eso no sorprende este libro interdisciplinario que va de la lingüística a la filosofía, pasando por la semiótica y el análisis cultural.

–Sorprende la division temática. Junto con el amor, la muerte y el trabajo, están los insectos, los buses, las cartas.

No sé si fueron ustedes o el propio Quino quien tuvo la idea de englobar todo en un mundo. Es un “Mundo Mezquino” donde encuentras de todo: el fenómeno de la censura, el miedo a la muerte, el suicidio.

–El Dios de este “mundo mezquino” se burla de sus creaciones. Es casi un dios griego.

–Y baja al infierno a comerse una parrillada porque en el cielo le daban algo light.

–Usted menciona a la prostituta, uno de los pocos personajes femeninos con voz. Hay una mirada algo machista en Quino, propia de la época.

–Sí. Y también hay ilustraciones donde se reivindica a la mujer. Ese dibujo en el que la tipa se va al baño y estalla… Quino también crea artefactos, como la ducha.

–La ducha con teléfono. Y hay personajes sin rostro, señorones con el dedo grande…

–Sí, los señorones. Es un gesto mezquino: “nosotros y de ahí el resto”. En algunos se le pone cara a un rostro, aunque el rostro siempre sea el mismo. La cara es discursiva y el rostro es una textura.

–¿A eso se refiere con “lo real está tapado por la significación”?

–Claro, nunca se tiene acceso a lo real. Siempre hay una mediación simbólica de significación. Lo real es un presupuesto, un horizonte. Es como cuando vas en un barco hacia el horizonte. Es inalcanzable.

–Menciona la diferencia entre ironía y humor. ¿Quino busca la empatía?

–La ironía es una figura de la distancia, por eso digo que es un humor crítico. Toma distancia y te da palo. El humor de Quino no es un humor amargo, sino de crítica social.

–Usted también escribe sobre el “objeto soporte”, que es CARETAS. Esta idea de leer de atrás hacia adelante, de entrar al tema por el lado más amable. Entrar por detrás. 

–Es entrar por el lado más lúdico, considerando que CARETAS ventila los problemas del país. Entonces por un lado son los conflictos del país y por el otro es “cágate de risa”.

–¿Hay una connotación sexual en ir por detrás? La calata es mencionada en el prefacio.

–Lo interesante de la calata es la mirada erótica y sensual del deseo, la mirada significativa, la mirada del relato. Ahora, la revista está impregnada con ironía y doble sentido. A veces uno lee CARETAS y piensa que el mundo es una farsa.

–Es un tema de Quino. La máscara, la careta. Volvemos al rostro.

–El humor de Quino no resultaría igual en otra revista. Es “MezQuino” desde un ideal o desde una utopía, desde un mundo de abundancia que no es real. Pero también, por contraste, detrás de ese “Mundo Mezquino” viene la utopia de un mundo donde haya respeto a la naturaleza, donde no haya explotación.