Victor Ch. VargasEl libro del poeta Verástegui se presentará el próximo lunes 15 de mayo en la Casa de la Literatura.
El libro del poeta Verástegui se presentará el próximo lunes 15 de mayo en la Casa de la Literatura.
Edición 2486: Jueves, 4 de Mayo de 2017

Revolución Matemática

Por: Renzo Porcile | Enrique Verástegui (Cañete, 1950) presenta nuevo tratado de geometría Teoría y práctica de Xalmo.

Victor Ch. VargasEl libro del poeta Verástegui se presentará el próximo lunes 15 de mayo en la Casa de la Literatura.
El libro del poeta Verástegui se presentará el próximo lunes 15 de mayo en la Casa de la Literatura.

También hay poemas que se elevan al plano de la alucinación, generada por la experiencia de las drogas: marihuana, LSD, ayahuasca, anfetamina, mandrax con licor…”, reza el prólogo de uno de sus libros. Y aunque, posteriormente, el mismo Verástegui ha negado esta afirmación, explicando que se trataba de una extensión misma de la ficción, el autor de En los extramuros del mundo (1971) parece haber cambiado la militancia política y la bohemia desmedida de los años setenta por la contemplación del mundo y una vida austera. Pero ¿qué ha estado haciendo todo este tiempo?          

–…Escribiendo, apuntando frases para escribir un libro posteriormente –se sienta–. Tengo algunos libros inéditos, pero no de poesía, sino de matemáticas.

–¿Y en qué consiste la escritura de matemáticas?

–Pensar, imaginar demostrar… He escrito poesía toda mi vida, y no me cansa, pero tengo miedo de cansar al lector.

La sala tiene un marcado claroscuro. Un par de vírgenes y una escena barroca en la pared. Le alcanzo una Coca Cola Zero que traje. Ya no bebe alcohol. Ya no fuma cigarrillos. Ahora come frutas. Llega el fotógrafo. Destapa la gaseosa y se queda un momento en silencio.

–Antes tomaba licor. Pero ahora ya no sé qué tomar. Tomo gaseosa… –retoma.

–¿Qué hay de malo con el licor?

–Tomo pastillas psiquiátricas, entonces no puedo abusar. De repente me cae mal, ¿no? –bebe un sorbo, deja la botella en el piso–. Antes los amigos que venían a visitarme me traían una botella de vino… Durante años adoré tomarme una botella de vino con mis amigos. 

El departamento no es grande, me permite ver por primera vez unas fotografías viejas. El poeta, joven, junto a su familia. Muchas mujeres. Parece haber estado rodeado siempre de mujeres.

–Toda mi vida ha sido solitaria, pero desde que me fui de Cañete me dediqué a escribir para no ser solitario –suena el teléfono–. La soledad no la puedo aceptar. No yo, quien piensa que la escritura es un acto solidario, darse un norte en este mundo…  Esto es para ti, –me entrega un cuadernillo, Teoría y práctica de Xalmo, su último libro–.

–¿Qué es?

–El descubrimiento de un número capital, Xalmo –acaricia la Coca Cola con la punta de los dedos. 

–¿Cómo descubres un número?

–Escribiendo, y pensando. Xalmo es un número superior a 1 e inferior a 0 –bebe.

Abro el librito. Si hace cuarenta años este hombre buscaba la revolución proletaria como salvación de su propia alma, hoy parece haberla encontrado, pero en las matemáticas. “Si no puedo refundar la vida, el punto no existe”, escribe en alguna parte del libro. Coge la botella.

–¿Te gustaría añadir algo para terminar?

–Decirle a mis lectores, que tengo cinco compromisos universales. El primero, es la revolución política que llevó a la prostituta Cicciolina al poder en Italia; el segundo es el compromiso político; el tercero, la experiencia literaria, donde está mi poesía; el cuarto, la revolución matemática, que se expresa en los libros de matemáticas que he escrito; y, finalmente, la revolución de la santidad.

–¿La revolución de la santidad?

–Sí, a través del pensamiento espiritual dado por los maestros hindúes y que llega a Occidente y encarna en la New Age. Con esos cinco compromisos se puede entender mi obra y mi destino.

–Anotado.

–Lo publicas entero, ¿eh? –un sorbo más, y la Coca Cola se transformó en vino al bajar por su gaznate.

Loading...