Victor Ch. Vargas“Es un material que le va a servir a todos. Puede ser mirado de múltiples formas e instancias”, dice Hare.
“Es un material que le va a servir a todos. Puede ser mirado de múltiples formas e instancias”, dice Hare.
Edición 2477: Jueves, 2 de Marzo de 2017

Anaquel de Abimael

Escribe: Alexandra Martens | 700 portadas de libros confiscados a Sendero Luminoso se exhiben en la pieza Incautados, del MALI.

Victor Ch. Vargas“Es un material que le va a servir a todos. Puede ser mirado de múltiples formas e instancias”, dice Hare.
“Es un material que le va a servir a todos. Puede ser mirado de múltiples formas e instancias”, dice Hare.

Después de Marx, Mao Zedong y Lenin, Abimael Guzmán se consideraba la “cuarta espada” del comunismo. Por ello, la línea y estrategia del Pensamiento Gonzalo –doctrina de Sendero Luminoso– estuvo influenciada por publicaciones como el Libro Rojo, de Mao Zedong y por los Siete Ensayos de Interpretación de la Realidad Peruana, de José Carlos Mariátegui. Los libros, sin duda, fueron parte esencial del adoctrinamiento de Sendero. Tras casi 25 años después de la captura de Abimael Guzmán, el Museo de Arte de Lima (MALI) está presentando la pieza Incautados, de Pablo Hare, que reúne 700 fotografías de las carátulas de los libros confiscados a Sendero Luminoso. La obra, que es parte de la muestra Revisiones (que culmina en agosto), estará hasta el 14 de mayo. El creador de la pieza, Pablo Hare, habló con CARETAS.

¿De qué manera se encuentra con esta manifestación visual?

–Era el año 2013. Quería realizar una historia visual de la izquierda del siglo XX en el Perú. Sabía de la existencia de estos libros en el museo de la Dircote y, luego de conseguir las autorizaciones necesarias, fotografié las carátulas que son parte de la exhibición. Esta biblioteca está conformada por libros incautados a miembros de Sendero Luminoso en las diversas capturas y allanamientos hechos por la policía.

–¿Cuáles son los distintos alcances que puede tener el montaje?

–Es un proyecto que es importante para entender nuestra historia social reciente. Es una pieza que puede cambiar en manos de otras personas. Lo que debemos hacer es mirar esos libros y saber que estos se estudiaban en la universidad, se compraban en las librerías. Al estar agrupados de manera peculiar, plantean un interés: ¿cuál combinación de libros produce la violencia y la guerra? La respuesta no está en ellos, sino en la historia de nuestro país.

–¿Qué autores forman la biblioteca?

–Esta es una suerte de biblioteca prototípica de izquierda del siglo XX. Todos son libros de editoriales conocidas y estos nos permiten conocer cuáles eran los títulos, temas, autores o países que tenían una especial gravitación en las izquierdas latinoamericanas. Encuentras publicaciones de Mariátegui, de Marx, de Lenin, de Fidel Castro, de Mao, pero, más allá de los autores, tienes muchos libros con temas de campesinado, clase obrera, trabajo, la mujer en el socialismo, textos sobre el APRA, sobre Haya de la Torre y más.

–¿Continuará ampliando su investigación sobre la izquierda peruana?

–Sí, claro. Cuando supe de estos libros me dije: “Esto es lo que es interesante e importante en este momento”, por la cantidad de connotaciones que tiene. Y lo que me pareció positivo de la existencia de aquella biblioteca en el museo de la Dircote es que estos libros hayan sido guardados y no destruidos o desechados. Hay que destacar, también, que no hay un mensaje en la pieza: uno no va a encontrar una lección. Cada uno va a encontrar su camino a través de ella.

 


Entre las portadas se hallan clásicos literarios como La divina comedia, de Dante; publicaciones de exponentes comunistas nacionales y extranjeros; y doctrina sobre guerrilla y clase obrera. Dos ejemplos: William Petersen y Gonzalo Añi Castillo.
Entre las portadas se hallan clásicos literarios como La divina comedia, de Dante; publicaciones de exponentes comunistas nacionales y extranjeros; y doctrina sobre guerrilla y clase obrera. Dos ejemplos: William Petersen y Gonzalo Añi Castillo.

Loading...