“No soy fujimorista ni aprista”, confiesa.
“No soy fujimorista ni aprista”, confiesa.
Edición 2475: Jueves, 16 de Febrero de 2017

Bicentenario Libresco

Ricardo Vásquez Kunze, jefe del Fondo Editorial del Congreso, anuncia la Colección Bicentenario.

“No soy fujimorista ni aprista”, confiesa.
“No soy fujimorista ni aprista”, confiesa.

Nuestra prioridad será el Bicentenario de la Independencia”, explica Ricardo Vásquez Kunze, abogado y comunicador. Sentado frente a su biblioteca, el también analista político ya anuncia algunas novedades en el frente. “He propuesto que se haga un sello propio para la Colección Bicentenario”, precisa. Algunos títulos de esta serie serán El lenguaje político de la Independencia, de Cristóbal Aljovín y Marcel Velásquez (compiladores); José Gregorio Paredes, de Alberto Varillas Montenegro (en coedición con el Instituto Riva Agüero); Toribio Rodríguez de Mendoza, de César Salazar Guerrero (también en coedición con el Instituto Riva Agüero); Francisco Javier Mariátegui (1793-1844). Prócer de la Independencia, de Juan Mariátegui Malarín y Luis Tello Vidal; y Bicentenarios de la Independencia del Perú, de Augusto Tamayo San Román. Un peso pesado será el Bolívar de Scarlett O’Phelan. La larga tercera parte de una anunciada trilogía que la historiadora empezó con Bernardo O’Higgins y sus estancias en el Perú y El general don José de San Martín y su paso por el Perú. La propia O’Phelan, además, publicará un libro titulado Viajeros e Independencia. La Mirada del Otro.

Otra iniciativa de Vásquez Kunze es reeditar la monumental Colección Documental de la Independencia del Perú del Sesquicentenario. Un total de 93 volúmenes de fuentes históricas (86 tomos numerados y 7 tomos no numerados). “Me he reunido con Juan Sheput, presidente de la Comisión por el Bicentenario, y también hemos hablado de la posibilidad de digitalizar esos libros”, agrega. “El fondo editorial tiene un presupuesto limitado. La idea es que esa colección vuelva con nuevos aportes, pero básicamente allí está todo lo que un peruano necesita para bucear en los autores de la época. Es importante que todos tengan acceso a esas obras”. Siendo consciente de la raíz velasquista de la colección del sesquicentenario, Vásquez Kunze advierte las reglas de juego. “Al excelente personal que trabaja conmigo les dije que acá no habrá ningún veto intelectual, ni ideológico ni político”, recuerda. Y lo mismo se aplica a los autores. “Acá hay amplitud de criterio; solo se tendrá en cuenta la calidad de las ediciones”.

“La explicación que me dieron en El Comercio es que necesitaban renovar la página de opinión y en esos nuevos aires no estaba contemplado”, dice sobre su salida del diario. “En mi columna fui muy crítico de las empresas del grupo, sobre todo de Canal N. Otra posible razón fue un chisme, digamos, un corrido: que una persona que mencioné en una columna se molestó mucho y llamó al diario y por eso me fui. Pero yo solo dije que no había que excluir a Susana de la Puente de ninguna investigación, que no era intocable porque había sido mencionada en el audio de Moreno. No se puede decir entonces ‘a esta no me la toques porque es impoluta’, ¿no?”. Eso es lo que más le molesta: los intocables. “No debe haber intocables. Lo que me molesta es el cargamontón, lo que pasó acá en la segunda vuelta y lo que pasó también con Trump. Hay un dogmatismo imperante en el supuesto liberalismo. Es paradójico porque en el momento en que te vuelves dogmático dejas de ser liberal”.

Loading...