“¿Quién soy yo para hablar del sufrimiento ajeno? Es delicado”, dice.
“¿Quién soy yo para hablar del sufrimiento ajeno? Es delicado”, dice.
Edición 2474: Jueves, 9 de Febrero de 2017

Papeles en Tablas

Por: Alexandra Martens | Luis Alberto León, guionista de La cautiva, prepara obra teatral sobre la Biblioteca Nacional del Perú. De ese y otros proyectos habló con CARETAS.

“¿Quién soy yo para hablar del sufrimiento ajeno? Es delicado”, dice.
“¿Quién soy yo para hablar del sufrimiento ajeno? Es delicado”, dice.

Considerarme dramaturgo insulta un poco la profesión”, dice Luis Alberto León, con voz firme pero, sobre todo, convencida. Sabe que el teatro –como la vida– es incertidumbre, expectativa y misterio. Las posibilidades de errar son muchas cuando el éxito está formado por una ecuación simple: historia efectiva y trabajo en equipo. En entrevista con CARETAS, el también pintor explora las fauces del mundo teatral y anuncia novedades.

–Antes de escribir, estaba dedicado a la pintura. ¿Por qué decide cambiar?
–El teatro me permite expresar mayor cantidad de cosas y está a la par de mis intereses del mundo y de la vida. Ahora hago uso de las palabras, del espacio escénico. Pero, esencialmente, no son trabajos muy distintos.

–En sus obras tiende a hablar sobre los problemas del Perú.
–Curiosamente, eso no me pasaba con la pintura. En el teatro me permito revelar problemas vinculados con el país, algo que la pintura –por motivos que desconozco– no me permitía.

Papeles perdidos. Exdirector de la BNP, Ramón Mujica.
Papeles perdidos. Exdirector de la BNP, Ramón Mujica.

–Alcanzó reconocimiento con La cautiva (2014), una puesta que generó controversia. Ahora se va a Alemania.
–Me complace el hecho que la obra toque a las personas. Pero quiero tomarlo con pinzas, ya que La cautiva es un trabajo donde intervienen muchas personas. El teatro es un trabajo colectivo.

–Un trabajo que empieza con una buena historia.
–A nivel dramatúrgico, nada te asegura que la historia va a tocar el corazón de las personas; nada garantiza que tu obra vaya a ser un éxito. Todo esto es misterioso.

–¿En el Perú existe una cultura teatral?
–No. Falta crear público para el teatro. Lo que sí quiero recalcar es que falta educación. Hay que saber que el teatro cumple una función en la sociedad: te convierte en un ser humano con sentido crítico. La cultura es importante y eso todavía no se reconoce en este país. Con mi trabajo espero poner mi minúsculo grano de arena para generar una reflexión.

–Se viene Savia, inspirada en la época del auge cauchero.
–La obra se va a montar en La Plaza, en octubre, y está inspirada en la historia de Julio César Arana. A un sector de la población, en esta época y con el aval del gobierno, se les consideraba basura. Eso todavía, de alguna manera, está vigente. Somos un país muy dividido.

Leer: Carroña Judicial

–Está trabajando también en el guion de una obra sobre la Biblioteca Nacional del Perú (BNP)
–Está en proceso. Específicamente no hablaría de los robos de libros, sino sobre el valor de la biblioteca. La BNP fue una de las primeras instituciones fundadas en la República y está relegada en muchos niveles. Por ejemplo, el sueldo de los empleados no está homologado con el de los otros empleados públicos. No es una prioridad. La obra habla sobre eso.

Leer: Los Papeles Perdidos

–¿Piensa incursionar en otros géneros?
–De repente una comedia, pero una muy negra. Quiero descubrir el género, soltarme un poco, relajarme un poco más. De repente, así puedo llegar más al fondo de las cosas. Sin tanta pedantería.

Loading...