Sonia Bahamonde de Guardia junto a su esposo Freddy y su hija Sonia.
Sonia Bahamonde de Guardia junto a su esposo Freddy y su hija Sonia.
Edición 2566: Jueves, 22 de Noviembre de 2018

Sonia: La Pescadera de Chorrillos

Escribe: María Elena Cornejo | Homenaje a un icono de la cocina popular y marina que falleció el pasado 14 de noviembre.

Sonia Bahamonde de Guardia junto a su esposo Freddy y su hija Sonia.
Sonia Bahamonde de Guardia junto a su esposo Freddy y su hija Sonia.

Sonia Bahamonde de Guardia era una mujer con la sonrisa tatuada en el rostro. Siempre amable, graciosa, con el humor rápido y sencillo de la gente del barrio, y la hospitalidad de quien está acostumbrada a tener las puertas de su casa abiertas para quien tenga a bien llegar.

La historia de su emblemático restaurante en Chorrillos empieza en los años 80, pero su vida culinaria arranca mucho antes, en su infancia. De padre pescador y madre cocinera, Sonia ayudaba a su mamá en un puestito levantado en la playa Pescadores donde ofrecía desayuno a tíos, primos y demás colegas que volvían de las faenas marinas cargados de peces, mariscos y redes. Varias generaciones han vivido y trabajado en el mar. No fue casual entonces que conociera a Freddy, un joven pescador con espíritu emprendedor y alma de poeta, quien sucumbió a la sazón de la aún adolescente Sonia.

Él le enseñaba los secretos de cada especie guardados bajo las olas y ella se aplicaba con los aderezos y menjurjes que resaltaran el producto sin desmerecerlo. Lo mejor de la cocina tradicional marinera comenzó a gestarse en ese puesto hasta que acomodaron un espacio de su casa con cuatro mesas para recibir a los comensales.

Los primeros clientes fueron los socios del Club Regatas, vecinos de Chorrillos, que replicaron el boca a boca diseminando su fama. Gastón Acurio lo recuerda así: Eran comienzos de los años 80 y en el club Regatas se había corrido la voz que en el malecón chorrillano una noble señora cocinaba como los dioses los pescados que su esposo eterno, Freddy, pescaba durante la noche. Y nada más entrar por aquella puerta discreta, que parecía esconder un lugar secreto, todo se convertía en una fiesta”.

En la tercera edición de Mistura, el restaurante Sonia fue reconocido como local “de culto” por ser abanderados de la pesca responsable. Estas características atrajeron comensales de todos los pelajes. Por ahí pasaron Ferran Adriá y Anthony Bourdain, también presidentes, parroquianos, curiosos y hueleguisos. Buscaban honestidad y sabor. Y lo encontraban. Famosa era su chita al ajo, el muchame de atún, el sudado con mariscos y por supuesto el cebiche tradicional.

Su hija Sonia Guardia (a cargo del restaurante hace varios años), continúa el legado de sus padres mientras va entrenando en el oficio a la siguiente generación. En olor a mar y poesía.

Jr. Agustín Lozano La Rosa 173, Chorrillos (entre las cuadras 11 y 12 del Malecón Grau). Horario de atención: lunes a domingo de 12 m a 5 p.m.

Loading...