Fresquísimo cebiche de conchas negras (con chifles locales) recién extraídas del manglar.
Fresquísimo cebiche de conchas negras (con chifles locales) recién extraídas del manglar.
Edición 2561: Jueves, 18 de Octubre de 2018

Los Manglares

Escribe: María Elena Cornejo | Santuario Nacional de Tumbes: despensa desconocida y sobreexplotada.

Fresquísimo cebiche de conchas negras (con chifles locales) recién extraídas del manglar.
Fresquísimo cebiche de conchas negras (con chifles locales) recién extraídas del manglar.

Una sensación diferente es comer un cebiche de conchas negras recién sacadas del manglar (estuarios salobres formados con 80% de agua de mar y 20% de agua de río). Y hacerlo ahí mismo, en medio de la “playa” que se forma cuando la marea se retira y deja un superficie de lodo firme donde se instala una mesa con una tabla de picar y un cuchillo. Aldo Durand de Biosfera Expedition no solo prepara el cebiche sino que es parte de un grupo de personas que busca hacer turismo sostenible en la zona en alianza con concheros y cangrejeros (pescadores de conchas negras, patas de burro y cangrejos) formalizados en asociaciones.

Ellos son pescadores artesanales que heredaron el oficio de padres o abuelos y a su vez lo trasmiten a sus hijos. Es un oficio duro y sacrificado. Rubén, el conchero que nos acompañó en la lancha a través de angostos canales dentro de bosques vírgenes donde solo se siente el ruido de los pájaros, trabaja de seis de la mañana a 12 del día, hora en que la marea empieza a subir. Lo hace enterrado en el lodo hasta los muslos, ataviado con botas, guantes y ropa de jebe para protegerse de la picadura del “sapo brujo” (un pececillo que de un mordisco puede dejarte con un dedo menos), Rubén saca un centenar de conchas negras al día, una por una, que vende a 50 soles. Es su ganancia diaria cuando no está en veda, indispensable para proteger su reproducción. Sin embargo, ellos deben luchar con los pescadores informales premunidos de lanchas a motor que extraen a discreción el producto.

Cuando no hay conchas negras se dedican a extraer pata de burro (en Ecuador le dicen pata de mula), una concha de la familia anadara grandis que vive en el arenal, no en el manglar.

En el manglar se encuentran cangrejos (gordos, sabrosos, de color violáceo) que se extraen introduciendo el brazo en huecos profundos que los cangrejeros saben identificar. También hay la “planta de vidrio” (batis marítima) un delicado arbusto de hojas carnosas que se emplean en las ensaladas.

El norte es una gran despensa marina (casi el 70% de la pesca se consume en Lima) con variedad de especies desconocidas y otras que son sobreexplotadas, como los langostinos cuyas plantas de reproducción proliferan sin mayor cuidado ni supervisión amenazando el área protegida del Santuario. Juan, pescador langostinero miembro de la Asociación San Pedro, aboga por la regulación y la siembra para lograr una pesca sustentable. Es el futuro de sus hijos y parte de su identidad. “Yo estoy en esto desde los 12 años, es lo único que sé y quiero hacer”, dice con cierto halo de esperanza y resignación. 

Loading...