El segundo local está en la calle Manuel Bañón 260. Derecha, Nems: rollitos vietnamitas.
El segundo local está en la calle Manuel Bañón 260. Derecha, Nems: rollitos vietnamitas.
Edición 2544: Jueves, 21 de Junio de 2018

Australia a la Carta

Nanka presenta la carta de su segundo local, esta vez en San Isidro.

El segundo local está en la calle Manuel Bañón 260. Derecha, Nems: rollitos vietnamitas.
El segundo local está en la calle Manuel Bañón 260. Derecha, Nems: rollitos vietnamitas.

Poco se conoce de Australia, el próximo rival del Perú en el mundial de Rusia 2018.  Pero si hay alguien que sabe al respecto, al menos gastronómicamente hablando, ese es el equipo de Nanka.
Este restaurante ya emblemático en La Molina (Jr. Bambúes 198) fue fundado el 2011 por Lorena Valdivia y Jason Nanka. Ambos estudiaron gastronomía en Australia. Ella era peruana y él, australiano. Los dos partieron hace unos años, pero dejaron un legado que ha ido creciendo a ritmo exponencial. La huella de Australia se puede probar en la carta, que incluye el clásico banger n’ mash (salchicha española, salsa de cerveza negra, cebolla acaramelada y puré de papa amarilla), el tagine (tajín) de cordero y el cosmopolita nem (rollito vietnamita). Y por supuesto, la mejor carta de vinos de Sidney.

Los platillos australianos, sin embargo, son solo el entremés. Las estrellas de la carta son, sin duda, los platos criollos preparados con el particular estilo Nanka. Y en el segundo local que abrieron en diciembre del 2017, en San Isidro (calle Manuel Bañón 260), brillan por mérito propio. Entre ellos destaca el suave y contundente arroz con pato acebichado, además del delicado cochinillo. Otros platos celebrados son la pasta porcón, la ‘pachananka’, el paiche estilo amazónico, la trucha al panko, los gnocchis andinos y la cazuela de mariscos. Las entradas más pedidas son el cebiche Nanka, la alpaca tonnato, las fajitas carnívoras y las papas huamantanga. Y la variedad de ensaladas implica el tabbouleh de quinua, la ensalada andina y la ensalada tibia de lomo. Un tema aparte: el particular lomo saltado, muy comentado en las redes sociales. “Desde que salió eso del lomo saltado estamos vendiendo el doble”, ríe Juan Carlos Valdivia, gerente general de Nanka.

Juan Carlos Valdivia, de Nanka, posa con un banger n’ mash.
Juan Carlos Valdivia, de Nanka, posa con un banger n’ mash.

Las cifras son auspiciosas. “En La Molina nos visitan unas 4 mil 500 personas mensuales”, explica Valdivia. “Y en San Isidro, con solo 6 meses de operación, ya tenemos unas 2 mil personas al mes”.

Sin embargo, Nanka no pretende dormirse en sus laureles. “El local de San Isidro tiene el doble de capacidad, así que en 6 meses más podríamos llegar a los 6 mil comensales. Nuestra capacidad es de 300 personas por turno, lo que nos daría 600 clientes diarios –almuerzo y cena–y un máximo de 18 mil visitas mensuales”. Con miras al 2021, Nanka podría estar inaugurando ya un nuevo local, esta vez en el extranjero. “Este año sacamos nuestra propia marca de calidad Nanka, con lo que podemos exportar a nuestro futuro tercer local”. Valdivia no lo confirma, pero trascendió que la ciudad elegida sería Madrid, en España. Grandes planes. 

Loading...