Jorge Muñoz es el primer alcalde de Acción Popular, después de Eduardo Orrego.
Jorge Muñoz es el primer alcalde de Acción Popular, después de Eduardo Orrego.
Edición 2576: Jueves, 7 de Febrero de 2019

El Primer Mes de Muñoz

Escribe: Jorge Ruiz de Somocurcio |

Jorge Muñoz es el primer alcalde de Acción Popular, después de Eduardo Orrego.
Jorge Muñoz es el primer alcalde de Acción Popular, después de Eduardo Orrego.

Alcalde viene del vocablo árabe al-qadi que significa él que determina, decide, juzga, en la ciudad. Puede entenderse como el jefe de la ciudad que es finalmente el modo como existen la mayoría de alcaldes en el mundo: son jefes de gobierno.

Esta reflexión viene a propósito de los primeros gestos de gobierno de la gestión del alcalde metropolitano que siembra interrogantes sobre el futuro derrotero de algunos temas claves, de acuerdo con las señales emitidas.

Arq. Ruiz de Somocurcio.
Arq. Ruiz de Somocurcio.
 Leer: Entrevista de Enrique Chávez con Jorge Muñoz

Ya se han designado todas las plazas de funcionarios de confianza y constituido las Comisiones de Regidores.

En el primer caso, con algunas excepciones, es preocupante la ausencia de responsables que exhiban la experiencia y formación que el cargo amerita; que aseguren visión metropolitana y ejecutividad en la función asumida.

Leer: Reinventar Lima para la Gente

Y en cuanto a las Comisiones de Regidores poco que comentar con excepción de alguna en manos de profesionales experimentados. Hasta ahora ningún vocero de alguna idea relevante.  Llama la atención la continuidad en el Centro Histórico de Lima de la misma visión y gente de la gestión anterior. Veremos que se plantea en el anunciado Plan Maestro frente a la gravedad de los problemas que abaten el Centro de Lima.

De otro lado, los afectados de San Juan de Lurigancho en el mes de enero quedaron prácticamente abandonados a su suerte después de la inundación. Faltó ver al alcalde, disponiendo que se suministre agua potable a todos los damnificados y que se atienda a los más vulnerables, pero está a tiempo de darles la mano evaluando los daños con sus técnicos, para que las aseguradoras reconozcan con justicia la indemnización de lo que han perdido las familias.

Finalmente la basura continúa sepultando varios distritos de los conos. A pesar que no es de su responsabilidad, Muñoz podría convocar la solidaridad de los municipios ricos que tienen equipo e infraestructura y limpiar las calles y plazas más críticas ganando en esas condiciones el argumento perfecto para declarar todo el sistema, hoy incompetente, en reorganización.

En otro tema, se confirmó lo que temíamos desde que se iniciaran las obras para los Juegos Panamericanos. El legado a la ciudad en materia de infraestructura vial, espacios públicos, áreas verdes será casi inexistente y se limitará a la infraestructura deportiva. En cambio perderemos un carril en las vías principales solo para que circulen exclusivamente los deportistas, en lugar que la ciudad gane otro carril y mejore su movilidad.

Le queda al alcalde de Lima aun tiempo de gracia y están bien las movidas que está haciendo en transporte y seguridad. La valla que dejó Castañeda es suficientemente baja para pasarla con tranquilidad, pero la ciudad necesita más que eso.

En cuanto a los alcaldes distritales, con excepción de Miraflores o La Victoria, que está enfrentando valientemente la informalidad y su secuela de corrupción, del resto “no se oye padre”. Como si no hubiera muchísimo por hacer.