Edición 2558: Jueves, 27 de Septiembre de 2018

¿Paz, Liendo, de Dónde Salieron?

Por: Lorena Tudela Loveday |

Pucha, cholita, qué prueba PISA ni comprensión lectora, no hace falta gastar huevetes de plata en investigaciones para concluir que acá son (somos, para ser democráticamente correcta), más brutos e ignorantes que un teléfono monedero, cómo te explico. A mí se me sale una vocación súper cuando indignada escucho en los noticieros a esas reporteritas de brazo flaco y velludo y codito en punta, decir cosas como “el occiso habitaba una mansión en Miraflores que tenía hasta baño de visitas”. Holy shit, cuándo van a entender que, primero, Miraflores nunca fue y menos ahora, ese distrito que se supone aristocrático, y si no me crees, pucha, dedícate a observar cómo es la gente que con el boom inmobiliario está llenando las ratoneras de los miles de nuevos edificios. Camionetas chinas de a dos por medio, la refrigeradora en la sala, dejan el Nacimiento todo el año, tratan horrible a los vigilantes y a sus muchachas porque sospechan que podrían ser sus parientes y de saberse, quedarían en evidencia, me quiero morir. Bueno ese mismo principio es el que ha llevado a decir que la feísima señora Paz y el horriblísimo Liendo, pertenecen, como dicen, a la “oligarquía capitalina”, me cago en el divino copón. La tal Paz es esa especie de bruja loca que aspira a ser regidora de no sé qué partiducho en San Isidro, que quiso impedir que unos choli, o sea, unos estudiantes de colegio fiscal se tomaran fotos en el Olivar, ¿tú puedes creerlo? A ver dime,¿ me verías a mí en una actitud tan estúpida? Jamás, ¿no es cierto? ¿A Maripí,a Maridé, a cualquiera de los de Osma, a los Díaz Ufano, a los Moreira, dándose el trabajo de ir hasta el Olivar a ver quién se está tomando fotos? No pues hija. Mira, en la hacienda que teníamos en Arequipa, cómo te explico que dejábamos que los hijos de los yanaconas y los pongos entraran a la casa y miraran (sin tocar) los bargueños, las porcelanas alemanas, los cuadros europeos, pucha, porque considerábamos que ellos tenían que conocer el lugar que ocupan en la vida y porque el arte y el buen gusto son elementos que suman y no que dividen, ¿te das cuenta?, y la prioridad era la de gasificar la lucha de clases, aunque después en la Cato me volví fans de ella, pero ese es ya otro asunto. Por eso, ay no sé, quién será esa señora Paz (¿Paz? ¿Nada más?) que salió en las redes fotografiada hecha un locón  y, para empezar, “la color” que tiene no condice con la palabra “exclusividad” y menos su histeria. Igual pasó con el corroncho ese que amenazó con pistola, escupió, mentó la madre y en fin, a un joven que le reclamó por estar contra el tráfico. Mira, cholita, también en las redes y en los medios lo colocaron en la categoría de “la rancia oligarquía” limeña. Oye, ¿le has visto bien la cara? ¿No crees que tiene su ventarrón de saltapatrás? ¿Liendo, nada más? Además la actitud, hija, ¡y encima apristaaaaaa!. Ahora, debo admitir que entre nosotros hay un Pocotón, un Toffee, un Miguelón, que pueden portarse así o peor, pero, chola, de tal manera que después nadie se entera, para no dar el mal ejemplo, ¿no te parece? Pero ni hablar que daríamos un espectáculo de nivel alcantarilla porque por último, pucha, si alguno de nosotros necesita meterse contra el tráfico en una calle, o sea, basta con una llamadita al alcalde y se acabó el jabón, nuestras razones suelen ser siempre válidas, porque el orden de las cosas ha determinado que cada quien tenga su rango de relaciones, y el nuestro, para qué te voy a decir, desde que los Austrias fueron desplazados por los Borbones, pucha, se multiplicó por un montón. Por eso, ay no sé, hay que hacer un permanente disclaimer en esta vida para no confundir la gimnasia con la magnesia y que nadie me venga con la barbaridad de  que la vieja Paz o el tronado de Liendo, pucha, pertenecen al mismo código postal que yo. Regio, ¿no? Chau, chau.          

Loading...