Edición 2553: Jueves, 23 de Agosto de 2018

Pucha, Evaluación Psicológica

Por: Lorena Tudela Loveday |

¡Ay, qué faena!, encima de que me han caído dos pacientes nuevas (Ruth y Rebeca, primas entre ellas, se odian a muerte y han entrado en análisis conmigo a ver cuál se cura primero, si serán), bueno, además de mis consultorías con el Banco Mundial, mis artículos en New Yorker y el espacio que debo dejar para mi desarrollo energético, me cae el encarguito de Martín de participar en la evaluación psicológica de los postulantes a congresistas en el siguiente periodo, ¿te puedes imaginar?

Y ahora me he vuelto gruppie de Martín, no sabes, me encanta que les esté poniendo la pata en el pescuezo a los fujimorones horrendos con eso de los plazos para el referéndum, resulta que el Moqueguano de Oro había resultado mucho más vivo de lo que pensábamos, con esa cara que tiene de bovino impasible, regio. Bueno, he aceptado pero ad honrem, a mí no me vas a ver nunca en la primera plana de Exitosa en una foto feísima, encima de un titular en el que se diga que cobré cien mil dólares por hacer una huevada para el Estado.

Entonces, sin más, te cuento cómo voy a trabajar. Para comenzar, he preparado un cuestionario que se debe aplicar con un polígrafo además de un especialista al lado en identificar verdades y trucos en el lenguaje corporal, porque por ejemplo, pucha, si te fijas bien en Lourdes la Bella, con su sacón de enterrador, te darás cuenta de que esos ojos entrecruzados son el ecosistema de la yuca, yo sé que tú me entiendes. La cosa es que según se llene el cuestionario, se pasará o no a una entrevista personal, que no la voy a hacer yo sino Maripí, que la pobre invirtió en Turquía a través de su agente y ahora está en la ruina, regio.

He pensado que el cuestionario, pucha, sea completamente realista para detectar lo que hay, y ahí va: (1) ¿Dónde nació usted de a verdad? (2) ¿De niño fue realmente pobre o su papá era productor de amapola o contrabandista de Yunguyo? (3) ¿Lo mandaron al colegio, en serio? Piense bien antes de responder, pero bien, bien. (4) Si ha respondido afirmativamente a la pregunta anterior, ¿hasta qué grado llegó? ¿De primaria o de secundaria? (5) Si ha respondido negativamente a la pregunta anterior, marque en una escala de mil a veinte mil, la cantidad de soles que le pagó al director de la UGEL para que le diera certificados de doctor (a) en Ciencias Políticas con alguna especialidad. (6) ¿Alguna vez ha obligado a la empleada de la casa, al jardinero, al peón, a compartir sus ingresos? ¿En qué proporción? (7) ¿Cuándo fue la última vez que robó luz de un poste callejero? ¿Y cable? (8) ¿Tiene usted o algún familiar, una emisora radial desde la que extorsiona a la gente para que le paguen, o hace campaña contra sus rivales políticos? ¿Le gusta eso? (9) ¿Le sugiere algo la siguiente oración: “una cosa es la ética y otra la política”? ¿Qué le sugiere? ¿Nada? (10) ¿Se pondría usted falsas prótesis para ganarse la conmiseración de la población, en caso usted llegara a ocupar una curul en el Congreso? ¿Qué elegiría, manos, piernas, audífonos, lentes de invidente? ¿Iría usted a la plenarias con un perro de lazarillo, aun cuando su vista sea la de un lince? (11) ¿Le gustaría que una de sus asesoras le dé masaje en los pies entre sesión y sesión? ¿Piensa que para ello sería requisito haberse lavado las extremidades y aplicado en ellas talco Portugal? ¿Desarrollaría con Mamani una amistad o un amorío a cambio de algún beneficio? ¿Sobreviviría? (12) ¿Qué opinión le merecen las cejas de la congresista Aramayo? ¿Qué piensa usted de la explicación que ella dio según la cual había tomado un antihistamínico y no cuatro wiscachos con su peor es nada? (13) El Misti, ¿es un cerro u otra cosa? (14) ¿Le daría un Nobel a Karina Calmet? ¿En qué especialidad? (14) ¿Le gusta el perreo? ¿Cuándo fue la última vez que lo practicó? ¿Cómo le quedó? Bueno, cholita, pienso que con ese cuestionario ya tenemos la mitad del trabajo avanzado y nos ayudará a un recambio de congresistas súper, sobre todo con un riguroso y profundo sentido de realidad. Regio, ¿no? Chau, chau. (Rafo León)

Loading...