Edición 2549: Jueves, 26 de Julio de 2018

¡Yo en Concierto del Doctor Rock!

Por: Lorena Tudela Loveday |

Yo no tenía idea de que la Jessikah´s Jesseniah´s fuera aficionada al rock, cholita, aunque un momento, tendríamos primero que definir qué cosa es el rock, porque si estamos hablando de Freddie Mercury desternillándose con la maravillosa Bohemian Rhapsody, ya quisiera ver la cara de Perú profundo de mi querida Jessy al escuchar I see a little silhouetto of a man/Scaramouch, Scaramouch will you do the fandango/Thunderbolt and lightning very very frightening me/Gallileo, Gallileo… En fin cómo te explico que la cosmovisión andina es bien florida en temas de apus y pachamamas, pero qué quieres que te diga, Scaramouch will you do the fandango como que pertenece a otro código postal.

Pero bueno, la cosa es que el otro día la Jessy me agarró hablando por teléfono con el administrador de mi depa de París, chola, que debe ser medio de por el sur porque creo que me hace las cuentas del gran capitán, y ahí, en plena gritadera con el hombre la pendeja me enchufa una entrada para  un concierto de un tal Doctor Rock, que se iba a dar en no sé qué explanada de tampoco sé qué sitio raro de Lima.

Me explicó a las voladas que ella era la presidenta (“presidente” la corregí) del Club de Fans del tal Doctor Rock y que por cada entrada vendida, pucha, el artista que también se desempeña como profesor de Procesal Penal II en la Universidad Consagrada de la Sangre Derramada, pucha, le subía las notas a sus alumnos y regio, muy pronto íbamos a tener más abogados en el Perú, como si no fueran suficientes esos guatones de medalla en el ombligo y harta gomina en el trinche, acabáramos.

Pero hija, le dije que sí y claro, el sábado siguiente me tenías en la camioneta circulando por un sitio igualito a Juliaca y con el vehículo lleno de ardorosas jóvenes del Club de Fans que no hacían sino cantar a gritos una huevada que decía, Llegaste tarde y ya perdiste/¡Por qué ya fuiste!. Hija, yo al borde de la catatonia puse a todo volumen el Concierto para Pífano Etrusco y Orquesta de Conchitas de Stockhausen y una de las fans al escuchar pensó que yo me había puesto mal del estómago y sacó de la cartera un pomito de Elixir Paregórico, ¿te puedes imaginar?

Bueno, llegamos a un canchón que olía a pollo frito en aceite de bolichera y nos bajamos todas a la carrera porque por atrás venían los chicos de la banda Los Violines de Cocachacra, que no perdonan una y abusan hasta del Divino Copón.

Ya adentro me sentaron en una tribuna que me heló el poto y dos horas más tarde apareció un ser alto, muy alto, igualito, pero idéntico a la Chola Chabuca. Fue en ese momento que pensé en lo confundidos que estamos los peruanos, que elegimos a PPK para evitarnos a la Keiko y la Keiko termina gobernando como si fuera PPK pero con Martín, anda entiende.

Hija, no era la Chola Chabuca sino el Doctor Rock, un caballero blancón él, con un probable ancestro de vaporino italiano de esos que huelen a comino, y micro en mano comenzó a presentarse y qué crees, ¡hizo mención a la “rica y apretadita doctorcita Tudela, que esta noche nos hace el honor de acompañarnos”.

Hija, en ese instante me di cuenta de que había cámaras de varios canales de señal abierta y me vino la parana de  que Diego, al que le encantan Combate y Esto es guerra, pudiera verme ahí con el tafanario congelado escuchando a un descendiente de genovés que llegó al Callao con un solo zapato, qué quieres que te diga.

Y encima, cantando unas cosas que no corresponden con mi concepto del amor, o tú piensas que yo le podría decir a algún hombre, “Tú, eres mi cura y escultura que perturba siempre mi sentir”? Pero bueno, cómo te explico que días más tarde el Doctor Rock aparece en unos audios vendiendo hasta a su abuelita de segunda mano a uno de esos jueces de la Magistratura que te lo juro, o sea, son de otra especie, no de la mía, y menos por sus caras de cachalote en veda que por sus cochinadas y sus corruptelas. En fin, cholita, yo soy una convencida de que en esta vida hay que experimentarlo todo… pero no tanto, ¿no te parece? Regio, ¿no? Chau, chau. (Rafo León)

Loading...