Edición 2539: Jueves, 17 de Mayo de 2018

Regio, Dignidad Hasta el Final

Por: Lorena Tudela Loveday |

Ya  todo se va arreglando, cholita, acabo de estar en teleconferencia con la clínica Dumm Sterben de Basilea y regio, me han dado fecha para el 23 de diciembre de 2038 cuando yo ya haya cumplido los 77 y regio, sufí. Lo único que me perturba un peu es la proximidad con la Navidad, chola, tú sabes que esos suizos son tan apegados a las fiestas familiares que no me sorprendería que entre al cuarto la enfermera con el Nembutal en una mano y una corona de abeto con cuatro velas prendidas en la otra, rojas además, qué confusión tan pesada, ¿no te parece? En mi contrato voy a poner como cláusula que ese día no le jodan la vida a los que queremos dejarla, con adefesios navideños, chocolates ni relojes cucú. Lo ideal, hija, es que tengo tiempo para arreglar una serie de pendientitos que aún cargo. Por ejemplo, voy a recorrer mis pasos y visitar a Diego, al Cholón Ugaz, a Gino, a Pocotón, al Jorge Caillaux, a Güido, a Pepe del Salto y a otros que ya se me quedan en el hard disk, para no mencionar a los anónimos salvadores de tantas noches de ausencia de mí misma, que me devolvieron el ansia de vivir a punta de empujones sin nombre, acá, en París, en Fez, en Taormina, en Porto, en Uzbekistán, en Honk Kong, en Buenos Aires, menos en España porque esos no paran de hablar durante el asunto y encima después se lo cuentan a todo el mundo o  se lo venden a Hola, qué flojera. Bueno, la idea es a cada uno de ellos decirles que yo no soy esa que ellos se imaginan, que la China es una mujer de una sola pieza (aunque varias ídem hayan desfilado por su entraña), que tengo principios sólidos, que lo más importante para mí es la paz, la armonía universal y que eso nada tiene que ver con la cachandanga, aunque sí un poco. Regio. Después, pucha, las platas. Ya hice testamento of course, porque como no tengo herederos forzosos ya me imagino a mis primas Tudela, que son unas putas arpías, tironeándose mis vestidos Givenchy con mis tías Loveday, unas viejas arequipeñas que apestan a queso helado con pajuela y que son más malas que las cobras de Marrakesh. Pero lo más importante, cholita, pucha, saldar y dejar bien sentada mi trayectoria política. O sea, yo siento que debo dar explicaciones a ciertas personas con las que no me llevo muy bien, pero que ni ellas ni yo somos capaces de asumir que los motivos reales no son los evidentes sino los profundos abismos de clase, cultura, talento, glamour y savoir faire que nos separan. Es por ello que estoy redactando una extensa carta colectiva, dirigida a Martucha ag, a la Colorada Esquizo, al Chancho-al-Palo-Con-Departamento-En- París, a la señora MMMMMMQQQMMMM, a la Pelambrera de Alambre de Cerco, a Miss Annus Horribilis Lourdes, a Muñeca de Migajón, al Hombre Langosta, a Imbecerril, a la Potogordo, a la Anaculo y otras y otros de apellidos que suenan a fonemas inexistentes en mi ideolecto. En la carta les hago saber que no hay nada personal en mis discrepancias con ellas y ellos, solo que la vulgaridad, la ordinariez y la corronchería me fueron satanizadas desde que yo estaba en la pancita de mi mami, reina, y que  contra ello nada se puede hacer. Hacerles ver que en realidad la responsabilidad de esos desencuentros es de ellos y ellas, porque si hubieran aprendido a peinarse, a vestirse, si hubieran hecho una buena dieta y entrenado en un giym A Uno, pucha, las barreras habrían sido mucho menores, porque a la hora que te sientes regia y hasta parecida a mí, vas a ver cómo puedes seguir sobrellevando tu fujimorismo pero con gracia, que de eso se trata, ¿no es cierto? En fin, quiero arreglar esto cuanto antes porque una ruma de otros asuntos me espera. No he decidido qué me voy a poner  ese  día, ni quién deberá estar alrededor de mi cama. En cuanto a la música, pucha, propuse que me acompañara el Concierto para martillo y comba No 675 de Stockhausen pero el director de la clínica se negó diciendo que eso podía hacer morir de manera natural a otros pacientes vecinos, ¿y el bisnes de la clínica? Bueno, tengo que seguir pensando. Regio, ¿no? Chau, chau. (Rafo León)

Loading...