Edición 2525: Jueves, 8 de Febrero de 2018

Pucha, ¡Se Nos Acaba el Agua!

Cholita, me salgo de la coyuntura política porque ya me tiene curcuncha y, además, cómo te explico que la crisis mundial del agua me ha empezado a ahogar, no te imaginas cuánto, sobre todo desde que ha salido un informe que dice que Sudáfrica pronto se quedará absolutamente seca y allá qué quieres que te diga, o sea, los blancos apestan más que los… porque son unos corronchos horribles, me quiero morir.

Entonces, he extremado las medidas para cuidar el agua tanto en mi edificio de El Golf como en la casa de Totoras. En los depas de Buenos Aires y París no hago mucho porque carijo, por algo pago unos impuestos horrorosos en los dos sitios y ya que los alcaldes se encarguen de cuidar su ‘líquido elemento’. Bueno, aprende. Primero, el agua de Evian no es peruana, gástala como quieras porque los franceses desde Zarkozy en adelante están perdiendo horrores de allure y se merecen un zamacón.

Tengo un proveedor que me trae las cajas de botellas que, regio, me sirven para tomarla pero también para darme baños de tina, sobre todo con la que tiene gas, te deja un frescor en el origen de la vida que nada te cuento. Mira, o sea, el efecto ecológico de esto es doble porque firts of all no gastas el agua del caño y segundo, pucha, como es tina puedes reciclar la Evian, que es lo que yo hago. O sea, terminado mi baño, la Jessikash’s Jesseniah’s agarra un balde, lo llena y después en su ducha  se echa el baldazo encima y regio, ya está limpiecita.

Ella está acostumbrada al agua fría porque en el baño de servicio del depa no hay caliente. Hija, ellos nacen con una mutación genética en la planta de los pies que les permite caminar con ojotas sobre nieve, a ver si no van a estar felices con la temperatura del agua limeña, que es templadita.

Después, pucha, me he peleado con todo el edificio y todo Totoras para que los jardineros no rieguen los jardines con agua potable. Al final he conseguido que vengan a los dos sitios los camiones esos que van a las barriadas a vender su agua y regio. Claro, el costo social de eso es que como pagamos mucho más que los condenados de la Tierra, pucha, ya no hay agua en Comas, Carabayllo, Los Olivos y Canto Grande.

Pero, chola, la vida es sabia, con esta medida queda demostrado que los recursos llegan donde realmente se necesitan, ¿no te parece? Si no fuera así, Pensión 65 y el Vaso de Leche nos habría incorporado a nosotros, y qué nervios, no ha sido así. Regio.

Complicado ha sido lo de la piscina de mi casa de Totoras. O sea, opté por llenarla de agua de mar sin decirle nada a nadie para no propiciar discusiones entre Pocotón Díaz Ufano y la bestia parda de Maripí Pinillos, que cuando empiezan a acusarse entre ellos de caviares y rojetes, cómo te explico que añoras la época en la que la gente recitaba en verso la Divina Comedia.

Pero no conté con que Maritú Tudela es alérgica al yodo del mar. Hija, se lanzó a la piscina y de pronto empezamos a ver que flotaba una cosa verde llena de purulencias, granos y llagas, mientras desde su garganta salía un gemido de auxilio que me hizo acordar a las sachavacas de Tambopata y qué horror, hija, terminó llevada en helicóptero a la clínica de Rochester donde se hace sus chequeos la pobre.

Pero bueno, hija, en esas ando y a pesar de que no quiero, pucha, no puedo dejar de hablar de política. ¿Te acuerdas de que PPK tenía como principal promesa resolver el temita del agua en el Perú? Bueno, el calzonudo no solo no ha encarado ese problema sino que no ha encarado nada. Cada día está más zampatortas aunque al menos no le han quedado ganas de bailar como un mico de organillero desde la última vez que lo hizo cuando nos enyucó a todos con el indulto.

Cholita, ¿qué va a pasar en este país gastronómico/bananero? Yo la verdad no sé, pero cual Maria Reiche con las líneas de Nasca, yo me he entregado a cuidar el agua. Porque me da la gana, ¿ya? Y porque en la tele sigue saliendo la Alcorta, lo que significa que nos quedan pocos años como especie. Regio, ¿no? Chau, chau. (Rafo León)

Loading...