Edición 2522: Jueves, 18 de Enero de 2018

Dos Marchas a Falta de Una

Por: Lorena Tudela Loveday |

Pucha, es colombiana, fea como patear la pata de la cama sin zapatos, mala como esposa de cachaco con la muchacha, pero, cholita, dicen que es acertadísima y te lo dice todo, es la Leonisa Pombo, una vidente capaz de precisar la hora exacta de tu primer polvete. Lo único malo es que atiende en el jirón Ocoña, un barrio donde los cambistas te dicen cosas como “mamacita, por atroya te puedo enloquecer” y yo sufro porque no entiendo nada de ese metalenguaje, aparte que estoy alineadísima con las feministas regias que recomiendan meterle bala a cualquier atorrante que te diga violaciones como “hoy no hace falta el sol si estás tú”, muerte al abusador.

Pero bueno, la fui a ver el jueves pasado por la tarde. Para qué, reina, llegar al centro manejando fue deporte de aventura, imposible entrar, tuve que dejar la camioneta en un parqueo por el Sheraton y caminar hasta la dirección que tenía apuntada en un papelito. O al menos eso creía porque cómo te explico que de pronto me vi metida en una especie de París mayo 68 con primavera árabe y toma de tierras en Chuchubamba que casi desfallezco.

Igual, o sea, llevada por la emoción me arrimé a un piquete –que resultó siendo del SUTE de Cotabambas– para marchar a los gritos de “el insulto es un indulto. Pero me costó entender que se trataba de una marcha contra… ¿contra qué? A ver, está claro que el tema era el indulto y la encamada a pelo que se han metido PPK con el Chino Fascineroso.

Pero además yo pensaba que eso tenía por lógica que derivar en una alianza contra el enemigo de mis enemigos y por tanto haberse opuesto a la Keiko y sus huestes de gente horrible, horrorosa, perniciosa, tóxica y fea, horrible y espantosa. Sin embargo no era así, y como yo soy cartesiana a más no poder, llamé a Leonisa, le expliqué que no llegaba y si nos podíamos programar para el día siguiente.

La corroncha de la colombiana me contestó que ella no podía salir ni a comprar trago y estaba a punto de lanzarse por la ventana del tercer piso, pero aceptó lo del cambio de cita.

Bueno, al día siguiente repetí la faena, pensando que ya estaba todo normalizado (en este país donde la normalidad es un temblor en plena pelea de gallos en el patio de un burdel) y qué crees, otra vez el tumulto, el olor a pueblo y en fin, ya tú sabes, esa gente que antropológicamente es más diáfana bajo el cielo límpido de sus comunidades indígenas, pero se mudan para acá para complicarlo todo más.

Ya, ¿y qué era esta vez? Pues hasta ahora no lo sé, porque veía bajar masas de una colaza de buses parqueados en el Paseo de la República, todos con vinchas y polos apoyando el indulto al Japonés Innombrable y otra vez, o sea, siguiendo mi línea de lógica, pucha, deduje, si esos apoyaban a Kenji y por tanto a su maridete PPK, o sea, también debían de condenar a la saludable Keiko y sus cachafaces, pero tampoco tampoco, los manifestantes de este nuevo día se tiraban en contra de los caviares, los rojetes, los proterroristas y los ay no sé, pero contra los súcubos que tú ya sabes, nada.

Tampoco entiendo cómo terminé en un piquete, con vincha y polo a favor del indulto, voceando a gritos, “¡Chino y PPK, para qué nadie más!”, ¿tú te puedes imaginar? Es que yo en algunas cosas soy súper sugestionable y me entrego sin más aunque al día siguiente me quiera tomar un costal de rivotriles de la vergüenza.

Bueno, en resumen, sin comerla ni beberla terminé activísima en dos manifestaciones contrarias, en la primera nos apagaron las luces de la Plaza Bolognesi y cómo te explico que los compañeros me puntearon a placer, lo que no hicieron los compatriotas que protestaban en Nueva York y agarraron de casualidad en la calle a la pobre Patti Smith, a la que no se le frotaría ni un náufrago del Titanic recién rescatado, qué quieres que te diga.

Y en cuanto a la otra marcha, regio, terminé con un táper lleno de carapulcra con sopa seca, que se lo devoraron la Jessikah’s Jesseniah’s y la gata Poupé. Regio, ¿no? Chau Chau. (Rafo León)     

Loading...