Edición 2513: Jueves, 9 de Noviembre de 2017

Que Venga Pocotón

¿La China? Dónde andará, seguro con sus amigas rojetas planeando atentados pero o sea, yo que la manyo, tamadre, también podría estar en su depa de París follando con algún franchute de esos que huelen a queso maduro. Sí, el mismo, yo soy Pocotón Díaz Ufano Tudela, porque somos primos segundos y también primeros y ella es mi sobrina y a la vez mi tía y yo sé que me conoces porque la pendeja de la China, puta, ha escrito miles de veces sobre nosotros, o sea, nosotros pues, ya no seas bruto tú. Puta, o sea, a nosotros la China nos ha hecho un dañazo, cuñau, o sea, a nuestra imagen institucional, compadre, a toda la gente de Totoras, del Golf, del bar de La Gloria, compadre. Puta, o sea, solo dice que nosotros somos, cómo te explico, a ver, o sea, que somos como unos brutos de mierda. Sí, eso. Y no somos pues, lo que pasa es que somos prácticos, o sea, pragmáticos pues. O sea, yo he escuchado a una congresista fuji que tiene unos pelos rulosos hasta la espalda decir que ella no es bruta y que lo ha demostrado. Puta, o sea, nosotros igual, yo, todos hemos demostrado no ser brutos. Yo, por ejemplo, puta, no llegué a acabar Economía en la de Lima porque en quinto ciclo seguía triqueando el curso de Lengua, que puta, no es un curso sino un geoglífico, ¿manyas? Ya pues y me mandaron a una universidad en Arkansas donde si le decías negro a un negro, puta, te quitaban la residencia. Yo no hablé por seis meses, cuñau. Y ya pues, me gradué allá en castellano porque hice que me consideraran peruvian indígena y que respetaran mi lenguaje y mi idioma, ¿manyas? Y ya pues, nadie entendió mi sustentación de tesis y regresé a Lima a la gerencia de una AFP, ¿manyas? Ah bueno, la China. Puta, ella es así y no va a cambiar. O sea, no le puedes pedir peras al horno cuñau. Cuando me metí al budismo y duré una semana porque me llevé una hamburguesa hawaiana a un retiro en Bután, que es más aburrido que bailar con la hermana, puta, aprendí un huevo de cosas, como que la gente no cambia, cuñau, así como nace, así se muere, solo que más grande pues compadre, porque no se puede parar el crecimiento. Por eso cambiar a la China es como tocar su talón de Aquino, sí, el de santo Tomás, para que veas que yo también manyo de Filosofía y no soy bruto. Ella ahora está en plan borradex, compadre porque los fujis, puta, la quieren meter presa y ahí me cagan pues cuñau porque yo estoy, estuve y estaré con los fujis hasta la muerte, pero no la del Chino que es ahurita sino la de nosotros, pues. Pero también la China es mi pata y sé in pectore que si la meten presa, conociéndola, o sea, se va a conseguir unos quince rivotriles, se los va a tomar y todo para despertarse más tarde al día siguiente. No pues cuñau, ninguna de las dos situaciones es justa y la culpa de toda esta huevada la tiene la ideología de género, loco. O sea, ya lo dijo una congresista fuji que es bien cerebro, si hay tantos géneros, o sea, cásate con tu computadora. O sea, cuando éramos chibolos allá en la hacienda de Cañete, puta, nos agarrábamos las papayas más grandes, les hacíamos un hueco y ya pues, tú me entiendes, era igualito. Pero puta, de ahí a casarte con la papaya, tampoco tampoco, ¿no? O sea, dios creó a la mujer y al hombre, a ella primero porque si no lo digo así viene una feminazi a cortarme los gemelos, compadre. Pero la China anda en esa onda de la tortería un día y al día siguiente llama por teléfono a cualquier chulapina del grupo y adentro, ¿manyas? ¿Quién la entiende? No importa pero es bien rica, lo malo es que grita en francés. Ahora, con la economía andamos mal, cuñau, PPK está que parece un Papa Noel de asilo, la deflación nos va a matar, compadre, te lo digo yo que soy doctor en Macro Economía de la UA, University of Arkansas. Por eso es que tenemos un huevo de esperanzas en la venida del Papa, cuñau, o sea, ese flaco va a hacer que los precios de los minerales sigan subiendo y bacán, la democracia se va a volver tan pero tan sólida que puta, a la primera se parte y no es la culpa de nadie sino de los caviares. De puta madre, ¿no? Chau, chau. (Rafo León)

Loading...