Edición 2502: Jueves, 24 de Agosto de 2017

Pucha, mi Investigación Sobre Los Teachers

Ay, cholita, buena parte de la culpa de lo que está pasando con los maestros, pucha, la tienen los medios de comunicación, que ponen solo a esas reporteritas de codo puntiagudo y marcado bozo sobre el labio superior, a reportar a los huelguitas que tiran piedras, toman plazas y lo único que quieren es llegar al poder para quitarnos a nosotros lo poco que nos dejó Velasco, reina, porque aquí entre nos, cómo te explico que mis acciones de Yanacocha y Antamina se están yendo al bombo gracias a que los turcos esos asesinos están haciendo cosas horribles en Barcelona, donde tengo un minidepa en Gracia y cómo estará, me quiero morir, ojalá que no le haya pasado nada con el atentado a la señora Merche, que me lo tiene como un anís todo el año. Bueno, volviendo a lo que te estaba diciendo, que mucho no me acuerdo pero hagamos el intento. Ah, claro, los senderistas metidos a maestros y la poquísima representatividad que tienen del magisterio nacional, porque yo te voy a contar el research que he hecho por mi cuenta y sin que nadie me pague un real, ¿ya? Mira, yo tengo horrores de amigas que son profes en colegios como el Sansil, el Villa y otros, donde pucha, van horrores de chicos y chicas que los terrucos no los incluyen en sus listas seguro porque el color blanco los pone ciegos, no encuentro otra explicación, como cuando vas a esquiar a Montreaux. La cosa es que organicé un té en mi depa al que invité como a veinte de esas amigas que son mises de cosas como Sociales (que no es la página ídem de El Comercio, como entendía la subnormal de mi amiga del alma, Maripí Pinillos), Comunicaciones, Historia, Inglés, Inglés y sobre todo Inglés, cómo te explico, y algo de French también, Alemán muy poco porque para las alumnas limeñas eso es una especie de ciencia oculta. Regio el té, saqué una información linda, no te imaginas. Para comenzar, pucha, todas estaban enteradísimas de la huelga y de las horrorosas consecuencias para los pobres chicos y chicas que viven en las zonas pobres –que las hay– de San Isidro, Miraflores y La Molina. Como me dijo Lucy Everett, profe de Castellano en Sansil, pucha, “después vamos a pagar los platos rotos nosotros porque nos van a invadir para quedarse con nuestras cosas una vez más en la Historia, y todo porque, pucha, sorry, mejor te lo digo en Inglés porque en Castellano no me sale”. Aparte de informadas, pucha, todas eran súper solidarias con los huelguistas. Marie Bonnard, profesora de Realidad Internacional en el Franco, me señaló, acertadísima cual Simone de Beauvoir: “C’est votre pays, Lorena, ce sont vos terroristes, prenez soin d’eux.” Cuando les pregunté por qué no salían a marchar con los huelguistas sin tanto defienden sus causas, se escuchó un clamor de veinte voces que se entendió como: “¡Porque no sabemos qué ponernos!”, y cómo no entenderlas. Es que de solo imaginar a Miss Eveline Graham, profe de Kínder en Villa, pucha, con una de sus faldas en A de Carolina Herrera y su pañuelo Vuitton al cuello, o sea, al lado de sus colegas de Puente Piedra, o sea, gritando que el pueblo unido jamás estará bien vestido, ay cómo te explico que me puso por delante un país demasiado complicado, chola. Cuando me di cuenta de eso, o sea, decidí no seguir alentando comentarios como los que habíamos escuchado porque como tú sabes, pucha, si un diálogo se desborda puede venir la catástrofe comunista, por eso mejor es cambiar de tema y me salió regio porque comenzamos todas a comentar las últimas tendencias en espiritualidad que ya llegaron a Lima y súper, o sea, no hay nada como el desarrollo del alma para acabar con el peligro rojete. Regio, ¿no? Chau, chau. (Rafo León)

Loading...