Edición 2499: Viernes, 4 de Agosto de 2017

Pucha, Manchas de Agua en el Auto

Por: Lorena Tudela Loveday |

Ay, cholita, no sabes, reventó una de las termas de mi depa justo cuando yo estaba en pleno julepe con Cholón Ugaz y claro, tratándose de él no me sorprendió que la petit morte, pucha, cobrara la forma de una explosión a lo Hiroshima. Tuvo que venir el mayordomo de Maridé de la Puente, la loca que vive en el piso de abajo, a decirme que a su patrona le estaba cayendo un chorro de agua tan caliente que la cocinera había aprovechado para poner a endurar ahí los huevos para la causa del almuerzo. Casi muero. Tuve que agarrar el carro y salir a buscar al hombre, reina, que tiene tres celulares que no los sabe manejar y entonces hay que ir a su casa que queda en Surquillo, en una zona en la que si no te violan, te asaltan. Bueno, puse el waze y la españolita cojuda del aparato ese me empezó a decir, “por la calle Dante tome a la derecha y cien metros más adelante encontrará una rotonda…” Pucha, la estúpida esa me mandó al desvío y no sé cómo llegué a la casa del hombre y por supuesto que estaba durmiendo la mona y me tuve que llevar al hijo para arreglar el desperfecto, asumiendo yo que como en la cultura andina, pucha, los saberes se transmiten de padres a hijos sin necesidad de que haya un proceso de enseñanza, o sea, como en los tejidos tradicionales indígenas, que son maravillosos, me he comprado en Ruraq Maki unos para hacer cojines que te puedes morir, parecen marroquíes, no te imaginas. La cosa es que el chico al que me llevé no tenía la menor idea de lo que es una terma, porque resultó que estudia robótica en la Católica y yo me quedé pensando que cuando yo estaba en mi alma mater no había dos cosas que en ese momento debía enfrentar: la robótica como especialidad y el mestizaje (ejem.) como realidad, cuánto hay por adaptarse en el mundo de hoy, ¿no te parece? Al final quien me arregló la terma fue el mismo mayordomo de Maridé, al que tuve que prepararle “un almuercito, doña”, que encima no le gustó porque opinó que las berenjenas gratinadas parecían  “sus huevos del toro solo que sin sabor, señorita China”. Pero bueno, pasó, pero al día siguiente me llega una citación judicial y yo solo de verla empecé con la arritmia cardiaca, y peor cuando la abrí encontré que una tal señora Aramayo me había denunciado en la comisaría de Surquillo, por haberle dejado la parte lateral derecha de su auto llena de manchas de agua. Mira, cholita, o sea, yo he militado en el post surrealismo parisino de los setentas y también he sido paciente de psicomagia de Jodorowski, pero nunca me había visto frente a un disparate del tamaño de lo que estaba leyendo. Inmediatamente llamé a Cholón y le advertí que no se trataba de reeditar la epifanía sino que necesitaba urgente un abogado en este país donde primero te encarcelan, luego las chitos te violan en el penal y después recién te procesan, y nos fuimos los dos al juzgado correspondiente a un careo con la tal Aramayo, que resultó siendo la dueña de uno de los tafanarios fujimoristas que conforman la oposición del pobre PPK. Hija, no sabes, la mujercita, que se ha jalado tanto la cara que cuando se tira un pedo se le debe salir un zapato, estaba hecha una Hécuba porque en efecto, con la frenada que pegué en la puerta de la casa del hombre, pucha, pasé encima de un charco y le mojé el lado derecho de su carro. Pero como le dije a la fiscal, “señora magistrada, yo no sé cuánto conozca usted de la historia de nuestro país bendito por la providencia, pero si cada vez que una huachafona de estas que nacieron para podólogas y terminaron de madres de la patria, le va a traer una denuncia tipo desborde popular, usted terminará con sourmenage y estos improvisados continuarán creyendo que tienen la razón en un país que ya figura patas arriba en el mapa de Latinoamérica”. Hija, la fiscal me dio la razón y sanseacabó. Al salir del juzgado la tal Aramayo me dijo entre dientes, “blanca de mierda”, y yo me fui taconeando, feliz, dichosa, plena. Regio, ¿no? …¡Ay, el jueves entro con lo de Su! Chau, chau. (Rafo León

Loading...