Edición 2498: Jueves, 27 de Julio de 2017

¡Pan Con Queso, me Mueeeeeero!!!

Ay, cholita, no me vuelvas a recomendar el Gravol luego de que vengo tomando tres dosis diarias de Dizzystop, hija, que es lo que tomaba Diana Spencer antes de subir al carro con el salvaje del chofer de Dody, que no sabes cómo manejaba, te juro que una tarde que salimos los tres a Bath a tomar el té, pucha, vomité hasta la primera mamadera sobre un vestido –feísimo la verdad– que Di acababa de sacar de los talleres de Cornelia Howks, la más más del pret a porter de esa época y que ahora está presa por evasión de impuestos, dime tú. Bueno, ni por esas se me pasan las náuseas de imaginar al #$%&&%$#” de Fujimori daddy, preparándole pan con queso al (/&%&/% de Humala (mira las huevadas que tengo que escribir para no llamar a las cosas por su nombre porque si lo hago me achicharran viva por dizque racista los tetafritas políticamente correctos). Bueno, esa sola imagen de que Fujimori con la misma mano con que ha hecho pila y no se la ha lavado, pucha, corta un queso laive hongueado y mete una tajada en un pan Bimbo con moro moro y sin quitarle las cortezas, cómo te explico que me remonta al magma primigenio de la escatología humana, simplemente no lo puedo resistir. Y nada te digo del ají de gallina. Mira, ese plato mit sein, o sea, en sí mismo, ya es digno de toda sospecha. Salvo el que hacía en casa de mi mami la mama Chona, el resto es puro cartílago de gallo, con horrores de pan remojado en Pura Vida, y no me detengo más porque se me viene el urrutia y estoy trabajando. Pero a ver dime, ¿cómo hemos llegado a eso? Pucha, yo me acuerdo que los momentos más críticos en la vida de mi tío Fernando se dieron en Arequipa, ¿te acuerdas?, cuando pucha, o sea, había que hacer sentir la voz de los oprimidos y mi tío adorado en plena barricada  agarró a ladrillazos por error a una señora que vendía queso helado con pajuela en la esquina de Mercaderes y hasta hoy mis primos Belaúnde le siguen mandando plata para las gotas de los ojos porque la vieja es eterna, cómo te explico. Pero compara pues, cholita. Sublevación súper europea con ají de gallina y pan con queso, cómo te explico que hay algo en nuestra historia que no cuadra. Porque si el &%$##((/ del Kenji de verdad tuviera una vocación conciliatoria y se colocara por encima de intereses y circunstancias, pucha, lo menos que le habría llevado al cachaquito habrían sido unas orejas de chancho de La Bombo, que siempre te hacen quedar regia, hasta cuando visitas a la prima que agoniza en la Delgado y súper, ¿no es así? Pero bueno, como estamos en la república de los semovientes, cualquier cosa puede pasar. Pero una cosa yo te digo, porque ya me ha llegado un chisme, resulta que el ()/&&%$ del Kenji quiere hacerse el bueno con todos los demócratas opositores y está planeando un roadshow por las casas de periodistas combativos, como yo, of course, y planea llevarle a cada uno un plato de comida. Escúchame, si llegara a pasar que el joven ese me toca el intercomunicador con un táper lleno de carapulcra con sopa seca, ahí nomás me subo al departamento de Maritú Tudela, en el piso veinte, y salto gritando liberté, égalité, fraternité, aunque después se me queje Ricardo Luna de estar afianzando nuestros lazos con Francia, que a mí no me jodan, ¿entendido? Bueno, aquí lo dejo porque ahorita vuelo a París, donde seguramente hay peruanos que el 28 cantan el Himno Nacional pero yo ni me entero. Regio, ¿no? Chau, chau. (Rafo León)

Loading...