Edición 2482: Jueves, 6 de Abril de 2017

Pucha, Por Eso Estamos Como Estamos

Ay, qué país para cerrar las oportunidades de inversión privada, chola, después nos estamos quejando de que no viene ninguna compañía de ópera de primer nivel y de que acá se crea que Platanitos es tan elegante como Chanel, me quiero morir. Te cuento, tenía una platuja por ahí a la que no le había dado importancia porque fue una herencia de mi tía María Adela de la Borda Tudela, ¿ya?, que como se chupaba una botella diaria de Remy Martin, pucha, nadie daba un medio por ella y cuando se petateó resulta que tenía en las islas Fiji un galeón completo de monedas de oro antiguas, y a mí me adoraba la vieja borracha porque yo más de una vez la acompañé en unos yo te estimo regios pero de chingana con aserrín en el piso, cómo te explico. Pero para que veas que la vida es justa, pucha, a su muerte me dejó todo pero yo me había olvidado hasta que me llegó un mensaje del Konrote Bank en el que decía, Matanitu ko viti, que traducido en Google significa algo así como, “estúpida, llévate tus monedas o el presidente se las queda”. Bueno, me las traje, las vendí y con lo que obtuve decidí que de pronto era la hora de defender la prensa escrita frente a las huevadas que se ponen en internet, chola, que si fueran ciertas yo ya estaría casada con Heriberto Benítez (¡guáááááácala), y torteándome con Tracy Lords, no sé si me entiendes. Bueno, me reuní con un operador de Maiman que atracó con hacer un joint venture y sacar una revista de actualidad política pero bien tirada para la izquierda, chola, porque los que ahora tienen plata son los caviares, qué quieres que te diga. Hasta nombre tenía la revista: Mariátegui´s Trendy y un diseño así súper hiper realista lleno de hoces y martillos pero en colores cíclame y verde helecho, que son lo último ahorita.  Pero bueno, como siempre que voy a tomar un decisión importante, llamé a mi abogado, Cholón Ugaz, que se cobró con tres patadas a la Luna antes de la consulta y luego me dio su informe: “China, acuérdate que en 1980 ocultaste a la SUNAT una casa que tenías en Lanzarote porque ya ni te acordabas pero te chaparon y te zamparon una multa más gorda que esta (invoco a la imaginación del lector para entender tamaña ordinariez). Bueno, hay dos fujimoristas más feas que chancarse un huevo con el cajón de la mesa de noche, que quieren sacar una ley para prohibir que gente que ha tenido procesos por corrupción, dirija algún medio. Tú y yo sabemos que esta huevada nunca va a pasar, pero esas musulungas van a meter ruido y tu nombre de todas maneras va a saltar. ¿Por qué mejor con esa platita no pones una chocolatería?”. Lo firmó hasta con número de colegiado el muy lorcho, pero bueno, no le faltaba razón, pero pucha, o sea, que nuestro criterio pase a depender de esas señoras congresistas que recién han salido de su caserío para ocupar una curul, cómo te explico. Un amigo bien GCU que también es congresista me ha contado que esas y otras de su collera –como la muñecona zezeoza que quiere ser presidenta del Perú, doña Rosita no sé qué tantos– pucha, a la hora del refrigerio se juntan en el salón Porras Barrenechea, trancan la puerta por dentro con la escoba y sacan tápers con chalona, charqui, tunta, moralla, carne seca de carachupa y toda la antropología culinaria que te puedas imaginar, y se zampan unos banquetes premodernos que las llenan de gases y después en las sesiones se lanzan unos cuescos que despintan los cuadros de las paredes del hemiciclo, a ver dime si eso está bien, y que encima sean esas vernaculares las que me bloqueen mi maravilloso proyecto, yo ya no entiendo a mi país, ¿o es que mi país ya no me entiende a mí? Pero bueno, a la chocolatería, que para algo sirve mi cholón. Regio, ¿no? Chau, chau. (Rafo León)

Loading...