Edición 2464: Jueves, 24 de Noviembre de 2016

Pucha, Las Conversaciones Son Regias

Ay, cholita, como yo no puedo fallar a mi compromiso contigo de escribir esta columna todos los jueves, pucha, estoy que saco manteca en plena reunión sobre las nuevas políticas arancelarias acá en esto de la APEC, donde, pucha, además de tener que exponer hoy al medio día sobre la relación entre la envidia del pene freudiana y el alza de impuestos a las patas de pollo en las modificaciones al TLC con Estados Unidos, pucha, además de eso soy la jefa de protocolo de toda la reunión y hago la traducción simultánea en los eventos del más alto nivel, por ejemplo, o sea, cuando hable Putin, chola, que me alborota las hormonas no tienes idea cómo. Pero es súper importante una traducción fiel. Por ejemplo le pusieron una traductora egresada de Cenecape y que seguro se viste en Ripley, al Primer Ministro chino en una plenaria importantísima y qué crees, como la chica nunca ha salido más allá de Chile y Ecuador, cuando el chino dijo en mandarín tradicional, 我們希望秘魯朝鮮薊, la otra tarada tradujo al inglés lo siguiente: I’m going to grab the tits, peruvian lady, con lo cual la Meche Aráoz y otras ministras del gabinete se pusieron color rosácea mientras que las fujimoristas encabezadas por la zamba Chacón empezaron a preguntar a los  atachés de la reunión en qué momento y dónde se iba a dar tan magno momento, casi muero. Bueno, qué te puedo decir de Obama, tiene tanto de la alliure de Manu Ulloa, y de la elegante displicencia de Richard Webb que pucha, o sea, si no fuera porque a Michelle la considero la mujer más regia en la historia de USA después de Simone, hace rato que me lo hubiera llevado a un crucero por Pacaya Samiria para que se le quite toda la vinagrera por el triunfo del clon del corroncho de Galarreta, ni más ni menos que el cabeza de chuchis de pelirroja, Donald Trump, qué asco. Pero bueno, es regio que se dé un APEC en Lima, a mí me divierte horrores de ver cómo los presidentes, reyes y primeros ministros se tienen que embutir en las camisas oficiales y a algunos les queda pésima, como al Rafael Correa, chola, que hasta hace un tiempo estaba como para llevárselo al matorral pero desde que dio una ley contra la libertad de prensa en Ecuador le vino la ansiedad y se ha subido como treinta kilos, lo que demuestra que mi hipótesis sobre la relación directa entre tonelaje y represión a dicha libertad, es una ley científica, me lo van a decir a mí. Bueno, en estas reuniones es donde PPK saca lo mejor que sabe hacer, convencer a todos de que un poquito de contrabando no está mal, que para cojudear a la cucufatería no hay como consagrar el gobierno al Corazón de Jesús, que es un vacilón hacer rabiar al Cardenal hablándole del aborto pero a la vez, pucha, dándole gusto al poner a un mamelucón del Opus Dei en el Directorio del BCR. Te lo juro que todos los presidentes por momentos lo miran como si se hubiera fumado un cacho, y hasta el mexicano, que es brutísimo, se lo llegó a preguntar, y nuestro PPK le contestó, “no hace daño un poquito de troncho”. Chola, solo lo salva ser gringo, tener harta clase y saber tratar hasta con Belcebú, porque ponte en el caso de que en lugar de él, todo eso saliera de Choledo. Hija, habría sido necesario poner a un equipo de antropólogos para interpretar al Primer Mandatario del Perú, ¿no te parece? Por lo demás, las conversaciones son regias, las conversaciones son regias y las conversaciones son regias. Regio, ¿no? Chau, chau. (Rafo León)