Edición 2587: Jueves, 25 de Abril de 2019

Suicidio Periodístico

Escribe: Patricia Salinas O. | Una vez más reporteros y conductores cometieron errores bastante graves durante la cobertura del fallecimiento de Alan García.

Si informar sobre una muerte es complicado, hacerlo sobre un suicidio lo es más. Y si, además, se trata de alguien tan mediático y polémico como el expresidente Alan García, pues hay que tratar de pensar cada palabra antes de decirla, preocupándose más por la responsabilidad que implica abordar un tema tan sensible, que en la primicia o los titulares que se puedan obtener de la noticia.

Desde un comienzo, la situación de la mañana del 17 de abril era difícil de informar. Después del disparo del expresidente García, cuando aún estaba en la sala de operaciones y no se sabía lo que pasaría, la única actitud que se podía esperar de los conductores que estaban al aire era, por lo menos, un poco de mesura. Pero no todos la tuvieron. Milagros Leiva, fiel a su estilo, anunció la muerte horas antes de que ocurriera, luego se rectificó, habló de las fotos que estaban circulando en las redes, comentó que había mucha información que se estaba filtrando, aumentando así las especulaciones, pero contradiciendo sus actos dijo que había que ser serios y esperar.

Ya cuando se supo que Alan García había fallecido, las cosas se volvieron incontrolables. Las preguntas de algunos reporteros eran francamente vergonzosas. Desde la estupidez que se viralizó cuando una reportera de Latina le preguntó a uno de los cargadores del cajón qué sintió al haber llevado en sus hombros a un  dos veces presidente del Perú y él respondió que lo que sintió es que  estaba muy pesado, hasta cuando el excongresista Javier Valle Riestra, con todos los años que tiene encima y con lo afectado que estaba tuvo qué decir: “¿Qué me están preguntando, por favor?” como respuesta a alguien que le preguntó si estaba de acuerdo con la decisión que había tomado García.

Por supuesto, nada se compara con la falta de responsabilidad de rodear a un chico de 14 años, cuyo padre acababa de pegarse un tiro y meterle el micrófono en busca de titulares, los cuales consiguieron, ignorando, por supuesto, la ley de protección del niño y el adolescente, pero sobre todo y más allá de si es legal o no, dejando de lado la ética y el respeto por el duelo de un adolescente.

La “cobertura”, de pronto, se convirtió en cualquier cosa: entrevistas a los que vendían polos y recuerdos afuera de la Casa del Pueblo, a los cargadores del cajón, en fin, cualquier cosa y, claro, la necesidad de los más figurettis de recordar cuántas veces lo entrevistaron y repasar las entrevistas, aunque no hubieran tenido ninguna trascendencia. Hasta Magaly Medina, desde su programa de farándula se subió al carro, con “informes” de las veces que bailó con diferentes figuras de la televisión. “Por supuesto yo también bailé con él, pero eso está en el archivo de Latina…” ¡Increíble!

Distinto fue el programa que Jaime Bayly hizo desde Miami, en el que recordó varias de las entrevistas que le hizo que sí valían la pena recordar. Pero, claro, Bayly tiene otro nivel. Incluso tuvo el criterio suficiente para no querer explicar como otros conductores las razones del suicidio, asegurando que se trataba de una decisión muy personal que él mismo alguna vez había considerado, ya que era un suicida frustrado.  

Y es que, en medio de tantas preguntas tontas y tanta cobertura tirada de los pelos, al parecer solo para llenar espacio, lo cierto es que lo más irresponsable, por decir lo menos es, como dije al comienzo, el tratamiento de un tema tan sensible como el suicidio. No se puede simplificar las razones que llevan a una persona a cometerlo, como lo hizo, por ejemplo, Juliana Oxenford, afirmando que suicidarse es un acto cobarde, ni calificarlo tampoco, como lo han hecho los líderes apristas, de un acto de honor. El tema es mucho más complejo y se debía tomar en cuenta que  un suicidio mediático tiende a impactar de forma negativa en personas con riesgo suicida. Una vez más, faltó preparación en la cobertura de los diferentes canales para abordar esta noticia ¿Hasta cuándo?

Noticias Relacionadas