Edición 2564: Jueves, 8 de Noviembre de 2018

Justicia TV

Escribe: Patricia Salinas O. | De cómo una audiencia judicial se convirtió en el programa más visto de los últimos tiempos.

De pronto descubrimos un canal más adictivo que Netflix: Justicia TV, el cual durante la audiencia de prisión preventiva contra Keiko Fujimori y otros diez por presunto lavado de activos, con el fiscal Domingo Pérez y el juez Richard Concepción Carhuancho como protagonistas, se convirtió en el más visto. Todos los lugares públicos: consultorios, restaurantes, tiendas, etc. estaban pegados a esa transmisión en vivo y en directo.

Si bien después de que el juez Concepción Carhuancho determinara la prisión preventiva de Fujimori por 36 meses, los canales que se habían colgado de su señal han dejado de retransmitir, Justicia TV, canal del Poder Judicial, se ha mantenido conectado a la audiencia en la que falta resolver la situación de otros militantes de Fuerza Popular. Y es que Justicia TV es un canal con una programación de 24 horas al día, los siete días de la semana en los que se transmite las audiencias más emblemáticas.

Según Mariela Egúsquiza, directora del canal que funciona desde el 2015, es una señal única no solo en América Latina, sino en el mundo. “Yo llevo haciendo televisión hace casi 30 años y no he visto en ninguna parte medios que transmitan 24 horas juicios emblemáticos, ni siquiera en Estados Unidos”, declaró Egúsquiza a RPP, y es verdad, no existen antecedentes de una experiencia como esta.

A pesar de que se trata de un canal pequeño, que cuenta solo con cinco cámaras y con un equipo de 23 personas en total, el nivel con el que realizan las trasmisiones es bastante bueno. El director de cámaras durante la audiencia a Keiko Fujimori era mejor que el de muchos canales de señal abierta, pues gracias a él podíamos ver, no solo a la persona que estaba hablando, sino los gestos de todos los implicados en el momento exacto, algo que parece una obviedad, pero que requiere, por lo menos, criterio, algo que en muchas otras televisoras no existe.

Pero bueno, el hecho es que el interés que captó la famosa audiencia y que tuvo a millones de peruanos prendidos de la tele como si se tratara de un Mundial de fútbol, demostró que a los televidentes les interesa la política, la actualidad, que quieren estar informados de cosas más trascendentes que la vida privada de algunos personajes. No todo puede ser realities de educación física y programas de chismes. Y eso es algo que los productores de los canales tienen que saber leer para que los programas dominicales, vuelvan a ser políticos, por ejemplo, entre otras cosas.

Y si se quieren poner un poquito más creativos, podrían hasta pensar en hacer documentales sobre casos judiciales de la vida real, como los que hay en Netflix, y que a veces pueden tener cierto peso para poner en jaque al sistema judicial. Probablemente el más famoso es Making a murderer (que ya va por su segunda temporada), que se convirtió en un fenómeno mundial contando la historia de Steven Avery, un hombre que estuvo 18 años preso por un crimen que no cometió y que cuando logró salir de la cárcel ha vuelto a ser acusado de otro asesinato. Actualmente Kathleen Zellner, una abogada famosa por tomar casos complicados de hombres condenados de por vida y haber ganado al menos una veintena de ellos, se ha puesto como reto este caso.

Claro, pueden decir que es imposible soñar con una producción así, con un equipo de asesores legales e investigadores que encuentran más pruebas que la policía, pero en los 70 tuvimos en la televisión peruana un programa que se llamaba “Usted es el juez”, que recreaba casos judiciales de la vida real, algo que por lo visto, atrae a una gran cantidad de público. Ahora, con unidades de investigación en los canales y los adelantos tecnológicos, podrían atreverse a hacer algo mejor. El éxito estaría asegurado.

Loading...