Edición 2556: Jueves, 13 de Septiembre de 2018

La Chica de la Tele

Escribe: Patricia Salinas O. | Una repentina (y felizmente exitosa) operación de Yola Polastri, nos confronta con una televisión que no piensa en los niños.

Hace exactamente una semana todos recibimos una noticia que nos llenó de preocupación. Yola Polastri informó a través de sus redes sociales que sería intervenida de urgencia por un aneurisma en el cerebro que le encontraron accidentalmente.”Tengo una bomba de tiempo en mi cabeza, se llama aneurisma, hoy la van a desactivar con una embolización”, informó Polastry, en comunicado a la opinión pública en el que además pedía que la acompañen con oraciones.

El lunes ya estaba reunida con la prensa, con una gran sonrisa en la cara y asegurando que se sentía mejor que nunca y que hay Yola para rato. Fue sólo un susto que había preocupado a sus fans que pertenecen a varias generaciones. A sus burbujitas y burbujitos de 30, 40 y 50 años, a millones de personas que crecieron con sus canciones y con su imagen de “la chica de tele” que, al parecer es eterna.

Varios programas recordaron sus temas durante estos días, incluso “Los 4 finalistas” abrió una de sus ediciones con una suerte de homenaje en el que los participantes interpretaban un mix de muchas de ellas. Entonces te pones a pensar cómo marcó a los niños de la época en la que ella estaba en la tele, tanto que actualmente la “hora loca” de muchas bodas o cumpleaños tienen como temática “Hola Yola”.

Antes habían sido “El tío Johnny”, “Cachirulo y Copetón ”, “Los niños y su mundo” con Mirtha Patiño. Después fueron “El show de July”y “Nubeluz”, para mencionar a los más exitosos, porque todos los canales de televisión buscaban fórmulas distintas para llegar al público infantil.

La pregunta es ¿qué canciones recordarán los niños de ahora como “soundtrack” de su infancia? ¿“Scooby doo papá”, “Felices los cuatro”, “(a mí me gustan) Mayores”? ¿Qué programas recordarán con nostalgia? ¿“Esto es guerra”, “Combate”, que son los espacios que ahora ocupan los horarios que antes estaban casi establecidos para programas infantiles?

Claro, muchos dirán que los chicos de ahora no ven televisión, que están más pegados a la internet o a los videojuegos, pero todos saben que no es verdad. La televisión sigue siendo esa intrusa dentro de casa que emite mensajes todo el día. En muchos lugares, en los que, por razones económicas, no hay acceso a internet ni a plataformas como Netflix, sigue teniendo la función de niñera y eso es algo que deberían tomar en cuenta quienes manejan los canales de televisión.

Salvo el canal del Estado, no hay otro en la señal abierta que cumpla con una franja infantil, peor aún, ni siquiera se respeta el horario de protección al menor que está establecido por ley y que inclusive establece sanciones que muy pocas veces se aplican.

Por eso, más allá de la nostalgia que nos puede embargar de tanto en tanto, cuando recordamos a personajes como Yola, creo es un buen momento para reflexionar en qué les estamos dando a los niños y adolescentes de hoy a través de los medios de comunicación. Los nutricionistas suelen decir: “Eres lo que comes” y claro eso se aplica a la salud corporal, pero yo siempre he dicho que también “Eres lo que ves, lo que oyes, lo que lees” y sabemos que, desde hace tiempo, la televisión peruana ofrece muy pocas cosas de calidad. Si la comida chatarra enferma, les aseguro que la televisión chatarra también.

Seguramente en los últimos años más de una vez han pensado ¿qué está pasando que da la impresión de que retrocedemos en todo? Cuando parecía que se habían dejado atrás prejuicios y taras, de repente regresa una ola de racismo, xenofobia, violencia, machismo, homofobia, etc. que parece tener más fuerza de antes. ¿Se ha preguntado de dónde sale todo eso? Miren bien los contenidos de nuestros programas y encontrarán una respuesta.

Loading...