Edición 2551: Jueves, 9 de Agosto de 2018

MAD se Queda

Escribe: Patricia Salinas O. | A partir de este domingo “La función de la palabra” estará en el horario estelar de las 9 de la noche en la programación de TVPerú.

El amor-según una definición académica- es un sentimiento intenso del ser humano, que sabiéndose precario, sabiendo de su propia insuficiencia, busca y necesita el encuentro con otro ser humano. Esta es la definición académica, que es una definición, dicho sea de paso, bastante espiritualizada, bastante idealizada, casi metafísica. Las parejas que se aman en lo último que van a pensar es en una definición así, el amor de esa pareja es más bien un amor de los cuerpos”, decía Marco Aurelio Denegri con una sonrisa picaresca (hay quienes creen que MAD nunca sonreía) en una de las ediciones de “La Función de la palabra”, un espacio que iba más allá de la crítica literaria como han dicho algunos en los últimos días, o del uso correcto del lenguaje.

Y es que Denegri solía filosofar sobre temas como éste con ese estilo tan especial que lo caracterizó, dándoles una mirada totalmente diferente: “La capacidad de amar, como cualquier otra capacidad está desigualmente distribuida, o sea hay personas que tienen una gran capacidad de amar, otras que tienen una capacidad de amar mediana y otras que tienen una pequeña capacidad de amar o que no la tienen en absoluto”, sostenía con total naturalidad, como quien dice: “Hay gente sabe que cocinar y gente que no, hay gente que sabe bailar y gente que simplemente no tiene talento para el baile”; pero detrás de esa afirmación en realidad había toda una teoría sobre cómo enfrentar la vida.

No sé cuanta gente veía “La función de la palabra”. Según las cifras de rating en las cuales nunca he creído, muy poca. Sin embargo, si eso fuera verdad, no habría tanta gente lamentando hasta ahora la muerte de MAD, no hubiéramos leídos en los muros tantos posts dándole el último adiós, no hubiera salido tantos artículos hablando de él y de lo que significó en la historia de la televisión peruana.

Muy a su pesar, Marco Aurelio Denegri era un animal televisivo. Había logrado, sin proponérselo, lo que muchos intentan, desesperadamente, sin ningún resultado. Había conseguido ser mediático, tanto que Carlos Álvarez le hacía una imitación en una secuencia que había titulado “La defunción de la palabra”.

Alguna vez le pregunté qué pensaba de esa imitación y él se encogió de hombros e hizo uno de esos gestos exagerados que lo caracterizaban, como diciendo “¿qué te puedo decir?”, pero me confirmó que lo había visto, porque si bien es cierto que cuestionaba la televisión, la veía. No tenía esa pose de “yo no veo televisión peruana porque es una porquería”. Él criticaba (y lo hacía valientemente desde adentro) sabiendo de lo que hablaba.

Fue el primero en hablar de sexo en nuestra pantalla. El primero en decir la palabra condón y la palabra teta, por lo que no sólo fue censurado, sino, según aseguran algunas fuentes enviado a prisión bajo el cargo de pornografía en un capítulo de la historia de la televisión del que se ha hablado muy poco.

Ahora, a casi tres semanas de su muerte, todo el mundo habla de Marco Aurelio Denegri y no me sorprendería que “La función de la palabra” se convierta en un programa de culto y esté en televisión por mucho más tiempo de lo que él mismo hubiera imaginado (ya el haberse mantenido 45 años en ella, le parecía extraño). Por lo pronto, TVPerú ha programado “La Función de la palabra” en el horario estelar de los domingos las 9 de la noche hasta terminar toda la colección de programas que vienen desde el 2010 y que ya se encuentran en proceso de digitalización. Este domingo 11 se inicia esta nueva etapa con una entrevista que le hizo a César Hildebrandt en el 2015, como para contradecirlo un poco en aquello que solía decir cuando se refería a la televisión como la contracultura. Si MAD logró abrirse un espacio diferente en la caja boba, sin subestimar la inteligencia de los televidentes, el legado que nos deja es simple, pero contundente: sí se puede hacer cultura en la televisión.

Loading...