Edición 2548: Jueves, 19 de Julio de 2018

¿Contigo Perú?

Escribe: Patricias Salinas O. | En medio de la crisis política que vive el país, hay temas que están pasando desapercibidos.

El rompecabezas se va armando solo. Todas las fichas coinciden. Desde que se difundió el primer audio en el que el juez Hinostroza negociaba la libertad del violador de una niña, sabíamos que empezábamos un capítulo peor del que vivimos en el 2000 con los vladivideos. Hoy gracias a la prensa libre con Gustavo Gorriti y Rosana Cueva a la cabeza, se pone al descubierto un tinglado de políticos, jueces, narcotraficantes, periodistas y empresarios que negociaban todo, pero todo, todo.

Todos esperan cada día para saber quién caerá en un nuevo audio y los programas periodísticos, por fin han vuelto a sus orígenes. A partir de los audios, cada uno hace su trabajo y una vez más se demuestra que el periodismo, cuando es valiente y cuando se compromete con la verdad, puede destapar incluso a los más blindados. Y allí están todos están mezclados: la señora K, el Doctor Rock, Edwin Oviedo, Antonio Camayo, Phillip Butters. La política, el fútbol, los auspicios, las resoluciones, los fallos judiciales. Todo se resolvía en almuercitos o con viajes a Rusia con sus respectivas entradas a los partidos de Perú en el Mundial. Todo se arreglaba bajo la mesa con frases como “lo que quieras, hermanito”. Así se imparte la justicia en el Perú.

Pero las cosas son mucho más graves de lo que parecen. Y aunque a algunos no les haya impresionado tanto aquel primer audio, sino los que vinieron después porque involucran a personajes más mediáticos, yo creo que ese, en el que César Hinostroza pregunta con total desparpajo si quieren que baje la pena o que libere a un violador  fue la muestra de todo la podredumbre del Poder Judicial, sin embargo no sorprende que este tema haya sido pasado por alto. Total, una niña más violada. Un número, una estadística, pero sobre toda, una más en la lista de este miserable.

Porque, por si no lo saben en el 2017, Hinostroza eliminó una sentencia de 14 años de cárcel contra un padre que en noviembre que abusó sexualmente de su hija de 16 años cuando ella dormía, liberó a otro violador sentenciado a 15 años de cárcel argumentando que la denuncia de la adolescente a la que el tipo atacó cuando iba a su casa, estaba basada en “sentimientos de venganza, odio y revanchismo”. Ese mismo año absolvió a un cocinero condenado a 30 años de cárcel atendiendo recursos de nulidad.

Por supuesto, este juez supremo también ha liberado a feminicidas y tratantes que explotaban adolescentes en Madre de Dios. En fin, para mí es suficiente con esa parte de su curriculum para que, por lo menos, desde el primer audio, haya destituido en el acto. 

Si, yo sé que en medio de la crisis política que estamos viviendo, estos casos deben resultar, para muchos, poca cosa; pero si no comenzamos por proteger a nuestras niñas, no hay esperanza de ser un país civilizado, porque si no hacemos algo por ellas, tampoco nos merecemos un país mejor.

Creo que en fiestas patrias que se vienen, muy pocos van a tener ganas de seguir cantando “Contigo Perú”. El tema que parece haber reemplazado al vals de Augusto Polo Campos por estos días, es ese que Los Noséquien y los Nosecuántos lanzaron el 1991 y que ahora tiene una vigencia increíble: “Y por cinco lucas me compro un diputado, un juez, un fiscal, un par de abogados, un arquitecto, un subprefecto, un novelista, un par de periodistas…y quizás a Fujimori”.

Loading...