Edición 2543: Jueves, 14 de Junio de 2018

No Culpes a la Noche…

Escribe: Patricia Salinas O. | La serie que llega a nosotros vía Netflix sobre la vida de Luis Miguel, trae cada semana un nuevo destape.

Hay otro tema, aparte del Mundial, del que se habla en todas partes: la serie de Luis Miguel. Después de la emisión de cada nuevo capítulo, cada semana los medios tienen algo que decir sobre los hechos que allí se narran, ya que el llamado Sol de México, ha crecido prácticamente frente a las cámaras y ante a su público. Expuesto, pero al mismo tiempo, envuelto en una serie de misterios que ahora intenta develar.

¿Realmente nadie sabe el paradero de su madre? ¿Cuánto tiempo estuvo sin buscarla y por qué? son algunas de las preguntas sobre las que gira toda la historia: su madre y, por supuesto, su padre, Luisito Rey, quien es mostrado en la serie, no sólo como un hombre egoísta que explotaba a su hijo desde que era un niño, sino como un tipo amoral, adicto a las drogas y al alcohol,  que le robó, le mintió, lo utilizó y lo hizo totalmente infeliz.

De hecho, es este personaje el que se roba toda la atención. Interpretado por el actor catalán Óscar Jaenada, cada domingo los televidentes esperan un nuevo motivo para odiarlo, al punto que se hacen memes al respecto con frases como: Domingo, día de odiar a Luisito Rey. A pesar de que Diego Boneta, el actor que da vida al Luis Miguel adulto tiene un buen desempeño, el verdadero protagonista es, sin duda, Jaenada. Vamos, no habría historia, sin las maldades de su personaje y curiosamente quien le ha dado el protagonismo es el propio Luis Miguel, quien al parecer, ha hecho una catarsis al contar su versión de cómo sucedieron las cosas.

Luis Gallego Sánchez, el verdadero nombre de Luisito Rey era un cantautor catalán (igual que Jaenada)  que tuvo alguna notoriedad en los años 70. Temas suyos como “El loco” y “Frente a una copa de vino” fueron grandes éxitos, además era también un buen guitarrista, pues creció haciendo música ya que provenía de una familia de artistas flamencos.Cuando se da cuenta que Luis Miguel tiene más talento que él, decide dejar su carrera de lado y convertirse en manager de su hijo.

La pregunta que todos se hacen es ¿realmente el tipo era tan malo o hay cosas que se han exagerado para darle más emoción a la serie? Quienes lo conocieron de cerca aseguran que la realidad supera la ficción. Dicen que Gallego ni siquiera disimulaba cuando explotaba a su hijo, que lo trataba a gritos, que no lo dejaba descansar y que lo único que le interesaba era darse la gran vida.

Óscar Jaenada ha logrado hacer, probablemente, el personaje más odiado de los últimos tiempos. Y no fue elegido por casualidad, pues ya venía con una trayectoria bastante llamativa: en el 2005, personificó al cantaor flamenco Camarón de la Isla en la película “Camarón” y nada menos que a “Cantinflas” en la cinta que se hizo sobre la vida del comediante mexicano en el 2014, pasando por varios papeles en Hollywood, entre ellos en “Piratas del Caribe: navegando aguas misteriosas”, al lado de Johnny Depp.

Todo suma para que Luis Miguel, la serie, no sea una biopic más, sino una historia que se sigue escribiendo cada semana, cuando después de cada capítulo, los medios recurren a los archivos para ver si la escena contada fue exactamente igual que la original, para saber si las palabras del guión fueron las mismas palabras que se usaron en la vida real, para saber si el detalle de algún video clip al que se hace referencia en un episodio, revela algo que antes no habíamos notado.

Mientras tanto, Luis Miguel, ahora cerca de los 50 años, se recupera una vez más de la banca rota, esta vez gracias a que se atrevió a contar su vida. Ha vuelto a llenar conciertos, sus canciones están nuevamente entre las más escuchadas y, por supuesto, ya se anunció que la serie tendrá una segunda temporada. Así que a pesar del frío, hay Sol para rato.

Loading...