Edición 2540: Jueves, 24 de Mayo de 2018

Sobredosis de Amor

Escribe: Patricias Salinas O. | Los periodistas defensores de Paolo Guerrero fueron tan fanáticos que, en algunos casos, parecían más papistas que el Papa.

Al cierre de esta columna, Paolo Guerrero y Edwin Oviedo, presidente de la FPF acababan de salir de la reunión que sostuvieron en Suiza con Gianni Infantino, presidente de la FIFA, quien manifestó su “profunda comprensión” ante la decepción del deportista por no poder formar parte de la selección peruana en Rusia 2018, y dejó claro que la sanción fue impuesta por el TAS, tras una apelación presentada contra la decisión de un órgano judicial de la FIFA. En otras palabras “Sorry Paolo, yo te di seis meses y tú apelaste. Ya no puedo hacer nada”.

Que ha estado mal asesorado, como dijo Gareca, en conferencia de prensa, lo ha estado,  a todo nivel. Y aunque  todos los peruanos queríamos ver a Guerrero en el Mundial, quizás ya llegó el momento de pasar la página y  ser lo suficientemente objetivos y autocríticos para darnos cuenta de que tanto amor al capitán, puede quitarle fuerza e incluso concentración, al resto de la selección.

Así como no fue bueno para él apelar y buscar culpables, tampoco no le hace ningún bien tener como voceros a algunos de los periodistas que después de haber sido invitados a una reunión a puerta cerrada en uno de los salones de Hotel Westin, compiten por quién lo defiende más y mejor,  para obtener como premio la tan ansiada entrevista exclusiva.

No todos han caído en el juego, es verdad, pero de los doce que estuvieron, solo Renato Cisneros y Beto Ortiz se han mantenido en el papel de verdaderos periodistas y han seguido tratando el tema con objetividad. Los demás se han convertido no sólo en fans, hinchas e incondicionales de Paolo Guerrero, sino en sus más acérrimos defensores y peor aún, en sus voceros. ¿Cómo? Pues, como después de aquella reunión en la que no se permitieron cámaras ni grabadoras, algunos de los convocados salieron a dar entrevistas para explicar qué es lo que había pasado, como si ellos hubieran estado en el Swissôtel, cuando a lo mucho podrían haber contado qué es lo que Paolo les dijo que había pasado.

“Desde el punto de vista bioquímico, la cantidad de metabolito encontrado es absolutamente incompatible. Tendría que ser miles de veces más lo que encontraron para que haya sido una contaminación por vía sexual. Queda descartado por el tema médico y el tema de las fechas”, declaró Federico Salazar como si él fuera bioquímico, mientras su compañera Verónica Linares agregaba: “Paolo está mal, devastado, destruido. Pero el apoyo a la selección es incondicional. Como dice Paolo, es hasta la muerte”. Ya pues, que doña Peta pierda la cabeza por momentos y diga cosas como “El pueblo se tiene que levantar”,  se puede entender, total es la madre, pero un periodista tiene que mantenerse imparcial siempre.

Milagros Leiva fue más allá, al día siguiente del desayuno con Guerrero, tuvo en su set a Julio García, abogado del futbolista, pero curiosamente era ella quien ejercía la defensa, asegurando enérgicamente que la versión de que el jugador habría tenido sexo con una mujer que había consumido cocaína era totalmente falsa. “Eso es mentira. Yo no hago periodismo de rumorología, yo voy directamente a la fuente y ayer Paolo lo ha desmentido”. Es decir, para Leiva, hacer periodismo de investigación es preguntar al involucrado y creer en su respuesta sin dudas ni murmuraciones. Un poco ingenua, por decirlo elegantemente, no?

¿No hubiera sido más bonito escuchar lo que tenía que decir Guerrero directamente en una conferencia de prensa normal, con periodistas de deportes que están más empapados del tema, que saben de la FIFA, el TAS y la WADA? O bueno, si quiso elegir a figuras más mediáticas ¿No hubiera sido mejor escuchar sus respuestas directamente y sin intermediarios?

Y no es que yo piense que Paolo Guerrero haya mentido, lo que creo es que el exceso de patería no solo le ha hecho daño a él, sino que puede hacer daño a los demás integrantes de la selección, los cuales han estado más pendientes de la situación del capitán que del verdadero objetivo que es hacer un buen papel en el Mundial, que ya comienza ¡ahorita! 

Loading...