Edición 2529: Jueves, 8 de Marzo de 2018

A mi Manera

Escribe: Patricia Salinas O. | Las verdaderas razones por las que la nueva administración de IRTP decidió levantar tanto en radio como en televisión el programa de entrevistas.

Nunca he escrito sobre mí en esta columna, ni sobre el programa que tuve en Radio Nacional y TVPerú durante cinco años, pero creo que algunas declaraciones de Eduardo Guzmán, actual presidente del Directorio de IRTP sobre las razones por las que se levantó del aire A mi manera lo amerita, ya que hay varias cosas que son, digamos, inexactas.

Guzmán ha dicho que la principal razón para levantar A mi manera es que había un problema de horarios (tanto en radio como en televisión e incluso en TVPerú Noticias) y que la única alternativa que queda es el espacio los domingos a las 5 p.m. (en el que ya, hace años, iba A mi manera, el especial), pero que me pidió cambiar la propuesta para hacer un programa más televisivo de espectáculos y que yo no quería seguir haciendo cosas de espectáculos, sino un programa de entrevistas más amplio a gente no necesariamente ligada a los espectáculos. Pues debo decir que nunca he hecho un programa de espectáculos. Quien haya seguido A mi manera todos estos años, sabe perfectamente que por allí que desfilaban escritores, pintores, chefs, dramaturgos y, por supuesto, actores, cantantes, bailarines, todos hablando sobre su trabajo.

Al parecer para él eso no era ‘televisivo’, sobre todo porque, según ha mencionado, se transmitía desde una cabina de radio, algo que como es de imaginarse no dependía de una decisión mía, sino de la gerencia de televisión, la misma que desde hace varios meses había prometido una nueva escenografía, pero que luego de la renuncia de Hugo Coya a la Presidencia del Directorio,  nunca se llegó a concretar.

Lo cierto es que la razón que me dio Eduardo Guzmán cuando me dijo que el programa no iba más, es que se trataba de una cuestión de dinero. Me dijo que necesitaba el presupuesto de mi programa (probablemente el más pequeño del canal) durante dos meses para poder realizar otros proyectos que ya están al aire en la nueva parrilla. Dependía de lo que sucediera con esos proyectos para ver si había forma de ‘enganchar’ una nueva propuesta.

“No se ha roto el vínculo –dice Guzmán– es cierto que en dos meses no hay una relación directa con ella, marzo y abril son dos meses para que ella presente el proyecto que se le ha pedido”. ¿Cómo mantienes un vínculo si ya no hay una relación directa? Vamos, es como cuando tu pareja te dice: “Tomémonos un par de meses a ver si nos extrañamos y después hablamos” y, a estas alturas, no estoy para esos cuentos.

No me resulta cómodo hablar del tema, pero me siento obligada a hacerlo no solo porque Guzmán ha dicho que me he despedido sin explicar a mi audiencia las opciones que quedaban y el contexto, sino, sobre todo, porque quiero agradecer de todo corazón a la cantidad (y calidad) de gente que expresó su malestar a través de las redes sociales y que incluso llegó hasta las instalaciones de la radio el día que se emitió el último programa para protestar ‘A su manera’. Allí estaban reunidos artistas consagrados y también nuevos valores, además de muchos gestores culturales que entendieron que A mi manera era SU programa más que el mío. Nunca había visto algo así y no me cansaré de agradecer las muestras de afecto, pero lo que realmente espero es que haya otros espacios en los que puedan difundir el gran y maravilloso talento que tienen para que todos los peruanos puedan sentirse orgullosos de nuestra cultura.

En lo que sí estoy totalmente de acuerdo con Guzmán es en que nadie es propietario de un horario, ni de un puesto, ni de nada y menos en el canal del Estado, cuya misión es generar contenidos de calidad que promuevan la identidad nacional y el bienestar de los peruanos, lo que no se consigue entrevistando a personajes como Laura Bozzo como sucedió esta semana, generando la indignación general. ¿Rating? No a ese precio. No en el canal de todos los peruanos.

Loading...