Edición 2520: Jueves, 28 de Diciembre de 2017

¿Programación Especial?

Escribe: Patricia Salinas O. | Los acontecimientos de los últimos días demostraron que un departamento de prensa no puede parar, ni en Navidad ni nunca. Para el periodismo no hay feriados.

En estas fechas se suele hacer un resumen del año, pero este año ha sido tan intenso, tan fuerte, tan duro en muchos casos, que es como si no pudiéramos detenernos un minuto a hacer el famoso balance porque en ese instante ya están pasando un montón de cosas que cambian todo.

Eduardo Adrianzén, dramaturgo y guionista de telenovelas, dice que  cuando en una historia tienes un plot-point, un súper clímax, un despelote que involucra a muchos personajes, y durante un par de capítulos todo es gritos, revelaciones, enfrentamientos, lágrimas, etc.,  por fuerza vienen otro par de capítulos de reacomodo-calma chicha-reconfiguración de la trama y de los personajes.

“Pero ojo, que luego siempre viene otro plot-point, otro clímax y otro despelote peor que el anterior”, agrega. Así fueron estos días, solo que los canales no lo imaginaron. Después de la sesión en el Congreso en el que se debatía la vacancia, todos creyeron que con eso cerraban el año, así es que se alistaron para un fin de semana largo.

Mientras algunos programas periodísticos se despidieron hasta el próximo año,  América y Panamericana adelantaron la emisión de sus programas dominicales, “Cuarto Poder” y “Panorama” (los únicos espacios periodísticos de fin de semana que decidieron no parar) para cerrar la jornada de la no vacancia, aunque lamentablemente “Cuarto Poder” perdió casi media hora hablando de un incidente en un Centro Comercial de San Juan de Lurigancho que primero anunciaron como saqueo con balacera y terminó siendo un problema menor de un tipo ebrio que había golpeado una vitrina, lo lamentable es que la investigación se hizo en vivo y la versión iba cambiando minuto a minuto, pero ese es otro tema.

El caso es que para el sábado habían dado por concluida la chamba de la semana y el anuncio del indulto presidencial a Alberto Fujimori, domingo 24, a unas horas de la Noche Buena, agarró a todos con los pantalones abajo.  En la mayoría de los casos no hubo capacidad de reacción, ni siquiera al día siguiente. Se limitaron a dar la noticia y punto, salvo Canal N, que se mantuvo en vivo casi hasta la medianoche del domingo, cubriendo no solo a la portátil que se encontraba en las afueras de la clínica Centenario en Pueblo Libre celebrando la libertad de Fujimori, sino también la marcha que se armó al instante en la Plaza San Martin de los ciudadanos que fueron a expresar su indignación por el anuncio.

Jimmy Chinchay se pasó horas en la mesa de conducción sin importar que fuera Noche Buena y al día siguiente regresó por la tarde a seguir informando, sin importar que fuera Navidad.

El 25 el único canal que salió con noticiario desde las 6 de la mañana fue América Televisión. Federico Salazar y Verónica Linares dejaron de lado el feriado para dar la cobertura que se requería para una noticia de esa magnitud. El país estaba más polarizado que nunca, había movilizaciones y enfrentamientos por todas partes y los demás canales tenían “programación especial de Navidad”. América y Canal N dieron un ejemplo de lo que un medio de comunicación debe hacer en estas circunstancias. Si el plan era que todo pase desapercibido por los feriados, estos canales no se prestaron al juego.

¿Y ahora? ¿Ya pasó todo? Recuerden la teoría de Adrianzén: calma chicha para otro gran plot-point. Así que gente de prensa de las televisoras, no se vayan de vacaciones en Año Nuevo, que así como está todo, puede pasar cualquier cosa y la gente de prensa tiene que estar ahí para cubrirlo. Así es el periodismo pues y hoy, más que nunca, se necesita buen periodismo. 

Loading...

Noticias Relacionadas