Edición 2509: Jueves, 12 de Octubre de 2017

El Show de la Camiseta

Escribe: Patricia Salinas O. | Cuando oportunistas y advenedizos se disfrazan de hinchas para ganar rating.

Escribo esta columna cuando está por comenzar el partido Perú-Colombia y todavía no se sabe, a ciencia cierta, si estaremos en el Mundial Rusia 2018 y si todos los oportunistas y advenedizos que han aparecido en pantalla con la camiseta de la selección nacional seguirán siendo tan ‘hinchas’ o volverán a ser los mismos de antes, algunos tan críticos que parecían enemigos, otros totalmente indiferentes porque el fútbol no les interesó nunca.

Varios periodistas deportivos se pasaron el año entero haciendo campaña contra Ricardo Gareca, exigiendo que rueden cabezas, criticando, buscando siempre lo negativo y, de pronto, cuando las cosas comienzan a salir bien, todos se suben al carro, todos son fans del técnico, fans de todos y de cada uno de los jugadores. Pero peor son los que nunca hablaron de fútbol y ¡zas! Aparecen con las orejas de Flores, con la bemba de Farfán y, claro, con la camiseta, porque se dan cuenta de que la camiseta les va a dar rating y no importa si les gusta o no el fútbol, si realmente les interesa que el Perú vaya al mundial. Lo único que importa es hacer la finta para atraer más audiencia.

Pero subestiman al público y creen que lo pueden engañar. ¿O creen que alguien se puede tragar el cuento de que Magaly Medina, que intentó destruir la carrera de Paolo Guerrero y que se pasaba la vida insultando a los futbolistas diciendo que eran unos borrachos jugadorazos, de repente se volvió una amante del fútbol peruano? ¡Por favor! El primer día que salió con la camiseta puesta, antes del partido con Bolivia, trató de hacer creer que era una suerte de broma de Gerson Taype, el conductor del bloque deportivo de 90 Matinal.

Se supone que el periodista le dio la camiseta antes de empezar su bloque y ella, buenita, se la puso nomás y cuando comenzaron dijo: “Gerson, ¿cómo es posible que me hagas hacer esto? (ponerme la camiseta) Está bien que todos tenemos que estar unidos, todos somos un solo corazón, somos una sola fuerza, ¡pero por favor! El bloque deportivo lo haces tú. Pasión por el fútbol no, pero por el Perú sí, claro que sí” y luego hasta bromearon diciendo que era la camiseta con el número 9, es decir, la de Paolo Guerrero.

De allí en adelante, se puso la camiseta cada vez que la selección peruana iba a jugar, igual que su compañero Pedro Tenorio, igual que los conductores de los noticieros de América y de ATV. Lo más curioso es que mientras los narradores de noticias salían uniformados con la camiseta de la selección peruana, los encargados de hacer los bloques deportivos (en todos los canales) seguían apareciendo con terno.

La gente no es estúpida. El público se da cuenta cuando alguien se pone la camiseta por pura pose, por figuretear o por ganar rating. Porque los verdaderos hinchas, como Aldo Miyashiro, por ejemplo, no necesitan ‘disfrazarse’. Es como el montón de canciones dedicadas a las selección que salieron en las últimas dos semanas pretendiendo igualarse al recordado ‘Perú campeón’ que comenzó a sonar de nuevo reversionada por los Ardiles, o el pegajosísimo festejo de Marco Romero ‘Porque yo creo en ti’. No pues, las cosas fluyen solamente cuando son de verdad.

Y con eso no quiero decir que los noticieros y programas periodísticos, e incluso los programas de entretenimiento, debían mantenerse al margen de lo que se estaba viviendo en nuestro país. Era imposible hacerlo, era imposible no contagiarse del entusiasmo que había en las calles, en las redes sociales, en el mundo real y en el mundo virtual. Pero vamos, un poco de pudor, ¿no? Mucha pose ya, demasiada pose.

Los que realmente amamos el fútbol sabemos que uno es hincha en las buenas y en las malas y que la camiseta se lleva por dentro. La camiseta se lleva en el corazón.   

Loading...