Edición 2462: Jueves, 10 de Noviembre de 2016

¡Que Pase el Desgraciado!

Escribe: Patricia Salinas O. | La violencia contra la mujer es un tema que se tiene que abordar en la TV, pero sin recurrir al sensacionalismo.

Es muy bueno que los programas de televisión hablen sobre la violencia contra la mujer, que se visibilice este tema de una vez por todas para que ya no existan más víctimas que callen por miedo.

Después de la marcha ‘Ni una menos’, las cosas comenzaron a cambiar. Las mujeres peruanas se dieron cuenta de que no están solas y que ya es tiempo de decir ¡basta! Sin embargo, todo lleva su tiempo. Lamentablemente, el número de feminicidios no ha disminuido y aparentemente hasta aparecen más noticias de mujeres maltratadas. No, no es que haya más, es que ahora se atreven a denunciar y eso ya es un avance.

Lady Guillén, quien fue casi un símbolo de aquella marcha porque luchó con todas sus fuerzas para que se haga justicia, luego de haber sobrevivido a una  salvaje golpiza que le propinó Rony García, su expareja en el 2012, puede convertirse en alguien que ayude a las víctimas a decir su verdad.

Ella lo ha vivido. El rostro de la joven bailarina totalmente desfigurado fue portada de muchos diarios. Su agresor le había arrancado parte de la ceja de un mordisco y había estrellado su cabeza una y otra vez contra la pared.

Hasta ahora ver esas imágenes resulta estremecedor, a pesar de que el cantante de cumbia fue absuelto este año del delito de secuestro y sentenciado a cuatro años de prisión suspendida por los delitos contra la vida, el cuerpo y salud, en una sentencia por demás polémica. García había estado un poco más de dos años recluido en el penal Castro Castro mientras se realizaba el juicio, pero en el 2015 fue liberado por exceso de carcelería, también en medio de cuestionamientos.

Cuatro años después, Rony García es nuevamente acusado de agresión por otra chica y Lady Guillén es una mujer diferente. A sus 29 años ha comenzado de nuevo, enfrenta todo con valentía, ha estudiado Derecho porque quiere defender a todas las mujeres que pasen por la misma pesadilla que ella pasó y está al frente del programa ‘Tengo algo que decirte’ en Latina,  un espacio que nació con la idea de que la gente común tenga la posibilidad de pedir perdón o revelar un secreto a alguien querido.

Y es lindo verla así, empoderada y segura de sí misma. Pero Lady no pudo quedarse con los brazos cruzados después de que Karla Solf confirmara su denuncia de que ella también había sido víctima de maltrato en manos del mismo tipo que casi acaba con su vida. Así es que hizo un programa especial el sábado dedicado al tema con varias mujeres que han pasado por eso, pero en un momento se dirigió directamente a su agresor:

“A ti salvaje, Ronny García. Nunca me he dirigido de forma tan puntual contigo. Han pasado cinco años, he llorado, he sufrido mucho. Lo que te quiero decir en estos momentos es que yo sabía que Karla iba a hablar y lo hizo. Falta poco para que se haga justicia”.

En medio del cargamontón de periodistas y conductores de programas que refieren a García con adjetivos tan violentos como criminal, asesino, maldito, bastardo, etc. (con los que además se corre el riesgo de transformar en víctima al victimario) Lady ha sabido medirse. Y hace bien porque la línea que divide a un programa que denuncia maltratos y defiende a las víctimas de uno que se aprovecha de ellas y se regodea en el morbo y sensacionalismo, es bien delgada.

Basta evocar a Laura Bozzo, la autoproclamada abogada de los pobres y recordar cómo afrontaba los casos que presentaba entre gritos e insultos. Que la televisión no maree a Lady, que no la desenfoque de su objetivo, que no haga concesiones por rating. Nadie quiere verla vociferando frases como: “¡Que pase el desgraciado!”. Sería más de lo mismo y estoy segura de que no es lo que ella quiere. 

Loading...