Edición 2560: Jueves, 11 de Octubre de 2018

Acero

En tiempos en los que la escultura ha cedido su primacía a la instalación y nuestros escultores derivan de una disciplina a otra, vemos la exposición de IIiana Scheggia, curada por Juan Peralta, en La Galería, como un ejemplo de este proceso que marca una tendencia global en el milenio.

La muestra Formas Básicas es un ejemplo de lo anotado. El espacio principal de La Galeria ocupa solo tres propuestas de escala que pudiéramos llamar monumental. La mayor innovación consiste en esa pared de patrones cuadrados en la cual cada uno de ellos ha sido sometido a un proceso de oxidación para luego hacerle incisiones diagonales que ubica en diferentes direcciones otorgando un mayor dinamismo a una propuesta.

Es un mural que establece un diálogo arquitéctonico, de la misma manera como ocurre con la obra de mayores dimensiones. Es un conjunto de prismas que repta desde lo alto y se va desgranando y multiplicando en su caída. Su escala es heroica y nos permite regresar a los inicios de la artista cuando recurría a las formas elementales para crear formas que nos intimidaban por su escala. Es cierto que en estos tiempos globales muchos pudieran relacionar los dobleces de Scheggia con los de Lygia Clark. Ver “Arquitetura fantástica bichos (Fantastic architecture critters)”, 1963.

Pero lo de Clark, salvando distancias, sigue vías radicalmente distintas a la de Scheggia pues esa dicotomía brasileña entre cuerpo y mente –materia/espíritu– y sus aproximaciones freudianas son ajenas a la obra de una peruana que ha optado también por los prismas desde sus inicios sin intención de apropiación alguna. Lo suyo luce más bien derivaciones de origamis que desde sus inicios ha trasladado al acero con notable esfuerzo.

La gran escala es quizás la caracteristica que mejor defina toda la trayectoria de Scheggia. Estructuras en las cuales penetramos como su gran casa de acero que encerraba a otra y a otra, pero también los pequeños cubos de cemento con incrustaciones de acero en formas suprematistas. Esta relación con la vanguardia rusa es la que pudo hacerla derivar a una suerte de constructivismo peruano, que le ha permitido crear conjuntos que lucen orgánicos a pesar de sus características ortogonales que se quiebran para forman módulos triangulares.

Pool Guillén, destacado escultor.
Pool Guillén, destacado escultor.
La pieza horizontal en el centro reitera los principios del bicho mayor, Y en la confrontación entre ambos queda disminuido debido a cuestiones de escalas y sobre todo por la ausencia de color  que con tanto acierto maneja, 

Finalmente en la sala pequeña tenemos las piezas en cerámica que forman acumulaciones que dependen del espectador. Aquí hay aciertos y vacilaciones, y precisamente por eso, en estos fractales tridimensionales, se puede avizorar cuáles podrían ser los nuevos rumbos de Scheggia.

POOL GUILLEN

Personalmente creo que es nuestro escultor contemporáneo más destacado. Desde sus inicios he seguido una carrera ascética, depurada de ornamentos, que lo acercan más a la arquitectura que a esa escultura que durante mucho tiempo nos caracterizó. Ya son tiempos que casi no hay mármol, bronce, madera, o derivaciones de Noguchi. Pudiera ser que la inestabilidad del mercado haya hecho que el artista no arriesgue una inversión considerable que jamás va a recuperar. Por  eso cada vez más en las escuelas se ven malas instalaciones y peores ensamblajes que nunca llegarán a logro alguno.

No es el caso de Pool Guillén. Dese sus inicios los trabajos con acero corten tenían una carga de oscuridad, un misterio que lo aproximaba a maquetas escultóricas donde los intersticios simulaban profundidades y los volúmenes partes de la construcción. Es una etapa riquísima que permite recordar a otros artistas notables que indagaron en el plano y en el espacio. Hay casos que lucen derivaciones de Oteiza y es un honor que así sea.

Ensamblaje con acero oxidado de Iliana Scheggia (360 x 270 cm.). Constructivismo peruano relacionado con la vanguardia rusa.
Ensamblaje con acero oxidado de Iliana Scheggia (360 x 270 cm.). Constructivismo peruano relacionado con la vanguardia rusa.

Paulatinamente su trabajo se volvió más expansivo, reptó por paredes y se erectó a modo de una extraña construcción, como aquella que se encuentra en el MAC. Su muestra el año anterior en ENLACE lo ratificó como un notable escultor, a lo que se añade las piezas públicas, que pueden ser utilitarias, y que hace por encargo de arquitectos o que diseña por su propia cuenta.

Lo que ha logrado Pool Guillen es hacer de la escultura un objeto utilitario cuando así lo requieren las exigencias o, en el polo opuesto, una construcción enigmática para compartir con nuestra vida.

En la muestra actual en ENLACE, Coordenadas Divergentes que analizaremos en próxima edición haremos un paralelo con sus compañeros de colectiva Manuel Larrea y Carlos Olivera.                    

Loading...