“Nadie ha detallado dónde se encuentran las distorsiones históricas en la Muestra Permanente del LUM” (Lama).
“Nadie ha detallado dónde se encuentran las distorsiones históricas en la Muestra Permanente del LUM” (Lama).
Edición 2542: Jueves, 7 de Junio de 2018

Asalto al LUM

Por: Luis E. Lama | “Patricia Balbuena carece del mínimo nivel político para ser ministra de Cultura”.

“Nadie ha detallado dónde se encuentran las distorsiones históricas en la Muestra Permanente del LUM” (Lama).
“Nadie ha detallado dónde se encuentran las distorsiones históricas en la Muestra Permanente del LUM” (Lama).

Resulta difícil imaginar a Edwin Donayre como congresista de la República. Sus antecedentes, anunciados públicamente en Wikipedia, permiten cuestionar su presencia en el Parlamento, sobre todo por aquellos hechos relacionados con el tráfico de combustible del Ejército Peruano en un oficio que él firmara y sellara el 2006. 

Dos años después creó un escándalo internacional llevado por una machista xenofobia al hacer público un ataque a los chilenos que se encontraban en el Perú, sin detenerse a pensar que en Santiago nosotros multiplicamos la presencia de estos ciudadanos: “chileno que entra ya no sale. O sale en cajón. Y si no hay los suficientes cajones, saldrán en bolsas plásticas. Y por si acaso, ustedes también, las mujeres, van a ser mujeres bomba. O sea, ustedes [mujeres presentes en el lugar] los enamoran y después se mueren.”  El poder político lo volvió más patán: cuando a la exministra de Salud le preguntó si era casada o soltera, éste le espetó: “Ah, ya se ve. Porque las solteras tienen muchas navidades pero ninguna nochebuena”.

El congresista Edwin Donayre “ha actuado en el mejor estilo fujinazi” (Lama).
El congresista Edwin Donayre “ha actuado en el mejor estilo fujinazi” (Lama).
En un artículo en El País (España) Gustavo Gorriti escribe que en el 2009 el entonces embajador de Estados Unidos, Michael McKinley, mencionaba en un cable secreto “la visita que hizo un alto mando militar a un empresario pesquero, detenido poco después, cuando según las autoridades, trataba de exportar 840 kilos de cocaína. El cable añadía que ese mando militar se reunió con el empresario pesquero a pedido de Donayre, entonces Comandante General del Ejército”.

Dada su historia personal, llama la atención la importancia brindada a su video de la visita al LUM, manipulado al mejor estilo de Mamani y Chlimper, para armar un escándalo que incendió algunas tribunas periodísticas. Ellos no se han detenido a analizar que  disfrazarse con una peluca, fingir ser sordomudo colombiano y hacerse acompañar por una chilena y dos personas más  para tender una trampa –siguiendo recursos del SIN– es una situación tan extrema que permite admitir que Donayre no tiene la menor idea de lo que es el ridículo. Ha actuado en el mejor estilo fujinazi.

Desatada la paranoia, hasta el momento nadie ha detallado dónde se encuentran las distorsiones históricas en la Muestra Permanente del LUM, porque desde el inicio se contó con un notable trabajo curatorial lejos de parcialización alguna.

Por eso llama la atención que el pasado 15 de noviembre, según Resolución Ministerial 452-2017 el Ministerio de Cultura designara a Gisella Sánchez como representante de las Fuerzas del Orden para decidir los nuevos lineamientos que regirán la institución. El ministerio, bajo la dirección de Salvador del Solar, también convocó a miembros de la Sociedad Civil y a otros representantes de las instituciones que de una u otra manera han analizado la contienda de un modo plural. 

Sala Una persona, todas las personas. Instalación con televisores.
Sala Una persona, todas las personas. Instalación con televisores.

Gisella Sánchez, cuya capacidad para estas tareas ignoramos, es hija de un policía victimado por Sendero y, a pesar del rechazo a sus opiniones, las comprendo. Las afirmaciones en un muro de Facebook a su nombre –ya ha sido estratégicamente borrado– son desequilibradas: el LUM no deshonra a las Fuerzas del Orden ni los acusa de perpetradores de la violencia. Sánchez sostiene: “Quiero agradecer infinitamente desde lo más profundo de mi corazón al general Edwin Donayre que me brindó su respaldo y ayuda total en esta lucha emprendida (¿contra quién?) Y, en una acción concreta, la semana pasada estuvo en la Muestra Permanente del LUM y denunció públicamente lo que encontró y la historia errada y siniestra que cuentan los guías de ese lugar a los visitantes, él se infiltró como un ciudadano más y logro obtener valiosa información para denunciar las irregularidades que ahí se vienen cometiendo…” (sic).

Mural del artista huancaíno Josué Sánchez en la tercera planta.
Mural del artista huancaíno Josué Sánchez en la tercera planta.

Se trataría entonces de una maniobra de espionaje a la que Donayre se habría sometido recordando sus anteriores desaguisados. Pero todos los que han creído a este bufón ignoran que la suya ha sido la manera menos ética y profesional de analizar los problemas de cualquier institución. La intriga, que de eso se trata, nunca ha dado resultados positivos.

El vergonzante nivel de esta situación delata que los ministros convocados por Vizcarra y Villanueva no tienen la idoneidad necesaria para ocupar esos cargos. Patricia Balbuena es una funcionaria que carece del mínimo nivel político para ser ministra de Cultura. La timidez y opacidad con la que ha enfrentado esta confabulación la rebelan más como a una empleada preocupada por conservar su puesto y aterrada ante el síndrome creado por Daniel Córdova en Produce. Esta ineptitud generalizada, en la que incluimos a Mauricio Zavaleta, asesor de la ministra en el LUM, es el verdadero problema para reformar institucionalmente a un país que ya no admite más improvisaciones. 

Loading...