Díptico sobre madera quemada de Tito Monzón. “Su obra siempre ha privilegiado el refinamiento” (Lama).
Díptico sobre madera quemada de Tito Monzón. “Su obra siempre ha privilegiado el refinamiento” (Lama).
Edición 2533: Jueves, 5 de Abril de 2018

La Frivolidad de lo Inútil

Díptico sobre madera quemada de Tito Monzón. “Su obra siempre ha privilegiado el refinamiento” (Lama).
Díptico sobre madera quemada de Tito Monzón. “Su obra siempre ha privilegiado el refinamiento” (Lama).

Las ferias se promueven como una fiesta cultural cuando en realidad es un evento comercial en el que cada participante vende lo que puede para intentar recuperar su inversión. Alegan que ellas nos ponen en contacto con el resto del mundo. Pero esto es una falacia. Las galerías extranjeras no traen obras de primer nivel porque nuestro mercado no tiene demanda para piezas que exceden con creces los montos más altos aquí establecidos.

Después de tres ediciones es impostergable evaluar perjuicios y beneficios. Cada galería deberá cuestionar su participación evaluando costos, trabajo y rentabilidad. Este año los organizadores están haciendo concesiones excepcionales para lograr la participación de las galerías renuentes a las ferias y que sobreviven en medio de una recesión que no tiene precedentes. Es mejor no cegarse con la frivolidad y la figuración.

Para finalizar, es indispensable que MAC se separe de PARC. La fusión de arte y comercio que allí tiene lugar siempre ha sido letal.

CONTRAPUNTO
Galería Forum ha reunido a dos artistas tan distantes como Ignacio Macha y Tito Monzón, separados por una concepción del mundo y del arte pero unidos por su amor a la pintura.
Macha es un artista de la generación de los 80 que desde los inicios concitó interés por proponer nuevas vertientes de la pintura con un dibujo excepcional. Siempre se mantuvo activo pero la docencia absorbió su tiempo público hasta llegar a esta muestra donde retoma la energía de los orígenes y, sobre todo, ese aspecto casi apocalíptico del paisaje.

Paisaje de Ignacio Macha. “Retoma la energía de los orígenes y, sobre todo, ese aspecto casi apocalíptico del paisaje”, (Lama).
Paisaje de Ignacio Macha. “Retoma la energía de los orígenes y, sobre todo, ese aspecto casi apocalíptico del paisaje”, (Lama).

La colección de dibujos a tinta es excepcional. Es un conjunto de pequeños formatos donde se puede apreciar nuestros enclaustramientos a través de rejas primitivas que se extienden del hombre al paisaje, cercándolos, encerrándolos, volviéndolos siniestros.

Juan Osorio sostiene la presentación: “…En sus pinturas, hace uso de encuadres picados y contrapicados, y de planos forzados, potenciando así la sensación de profundidad y vértigo, con un manejo de la luz y el color adecuados para este fin”.

Esta es una exposición exigente que demanda a Macha una persistencia en su encuentro con el público.

Ganador Iosu Aramburú flanqueado por menciones honrosas Raúl Silva y Pamela Arce.
Ganador Iosu Aramburú flanqueado por menciones honrosas Raúl Silva y Pamela Arce.

TITO MONZÓN tiene planteamientos pictóricos que se ubican en las antípodas de Macha. Su obra siempre ha privilegiado el refinamiento, las indagaciones del tul como veladura, el collage, y las imágenes que trae del pasado para reinventarlas. El resultado puede ser esteticista, pero demuestra las preocupaciones de un pintor en un ambiente menos endogámico del que imaginamos.
La belleza, la estilización, la síntesis, lucen ser las preocupaciones que le han merecido acogida en el medio. En la muestra actual se dedica a retratar a un hombre sin tiempo a través de dos series muy diferenciadas. La primera que tiene mayor contundencia son cuadros pintados sobre madera quemada donde persona y entorno –esquemáticos ambos– contrastan con la textura del carbón.
Las otras piezas son siluetas de grandes formados donde el color del personaje y el perro se amortiguan para dar prioridad a la alfombra circular profusamente pintadas en rosas y verdes que concentran la atención de una propuesta sin tiempo en la cual la nostalgia se encuentra omnipresente.

Video de Pamela Arce obtuvo mención honrosa.
Video de Pamela Arce obtuvo mención honrosa.

GRAN CONCURSO
El Concurso de Arte Contemporáneo convocado por el ICPNA es el mejor evento de esta naturaleza en el país. Desde el mismo concepto de hacer un proyecto abierto con cabida a múltiples disciplinas hasta la carencia de tema, han tenido además el acierto de contar como curador a Max Hernández quien convocó a varios artistas que no suelen participar en concursos debido al desprestigio de los mismos. Con los invitados asegurados se añadieron las participaciones libres de todo el país que fueron seleccionadas con una valla más alta establecida por los participantes.

El resultado fue un “salón nacional” (perdonen el anacronismo) de tan alta calidad que considero insuficiente otorgar un solo premio. Había varias obras de similar interés. Sharon Lerner, Florencia Portocarrero y José Carlos Mariátegui fueron jurados rigurosos, pero me temo que el problema señalado no tiene solución.

El premio está muy bien otorgado a Iosu Aramburú. Son además merecidas las menciones al video de Pamela Arce –yo le hubiera dado el primer premio– y al panel de Eric Silva.

El ICPNA ha creado el mejor concurso del país, Es indispensable que se perfeccionen, en lo que sea necesario, las bases establecidas para reiterar unos resultados que permiten tomar el pulso al quehacer artístico del Perú contemporáneo. 

 

*El título es una paráfrasis a La utilidad de lo inútil de Nuccio Ordine.

Loading...