José Carlos Martinat (HIBRIT). Derecha, Twiggy de Emilio Hernández Saavedra. HIBRIT (Centro Cultural Británico).
José Carlos Martinat (HIBRIT). Derecha, Twiggy de Emilio Hernández Saavedra. HIBRIT (Centro Cultural Británico).
Edición 2514: Lunes, 20 de Noviembre de 2017

Kitsch Andino

José Carlos Martinat (HIBRIT). Derecha, Twiggy de Emilio Hernández Saavedra. HIBRIT (Centro Cultural Británico).
José Carlos Martinat (HIBRIT). Derecha, Twiggy de Emilio Hernández Saavedra. HIBRIT (Centro Cultural Británico).

Abstracto viajero andinos fetichizados” es la muestra de avaf (assume vivid astro focus) en el MATE. Ante el estallido de color y el despliegue impúdico de reelaboración de formas inéditas de nuestro pasado precolombino.

La primera instalación en la oscuridad con proyecciones de video puede irritar por un esnobismo ajeno a cualquier fetichismo andino. Está más cerca de un cabaret alemán que de cualquier discoteca cosmopolita cusqueña. Y la música que la acompaña no hace más que exacerbar ánimos con insufribles disfuerzos de DJ’s ochenteros.

En cambio, la segunda sala es un estallido de color, con bloques que van llenando el espacio y complementando los murales, mientras el diseño del piso nos va conduciendo a lo largo de un espacio en medio del cual giran cuatro tapices diseñados a partir de los tejidos Wari del Museo Amano. La instalación demandaba cinco piezas que abarcaran toda la sala, pero ¡ay, el esnobismo fashion! El público de la inauguración lo impedía.  

Es en esta instalación donde, según la diferenciación de Susan Sontag, lo Kitsch se vuelve camp, es decir, que aquello que muchos pudieran considerar huachafo, se hace de manera deliberada, rompiendo de manera deliberada toda categoría cultural.  

En un medio que rehúye del color como del mismo diablo, la apuesta del MATE es sin duda arriesgada. Pero una institución que no esté dispuesta a asumir rechazos o incertidumbres no tiene sentido de existir. La audacia del conocimiento es el único camino existente para quebrar este agobiante conservadurismo.

Instalación con telares giratorios en el MATE.
Instalación con telares giratorios en el MATE.

RAW / CRUDO
La obra de Aldo Chaparro en la Sala Luis Miró Quesada es lo mejor que se exhibe en Lima. Es una lástima su desperdicio. La muestra está dividida en dos partes muy diferenciadas. La primera está llena de tótems que a modo de columnas llenan el espacio y nos hace transitar entre ellas. Son troncos que han sido cavados angularmente dejando los cortes sin pulir para otorgar un acabado primitivo que rompe radicalmente con todo el refinamiento anterior del artista. Nos encontramos frente a obras espléndidas cuya visión queda arruinada por una desastrosa iluminación y un ambiente negro que se mimetiza y termina por restar monumentalidad a una estupenda propuesta.

La instalación en la segunda sala, con tubos de cobre de distinto grosor, es una lograda intervención, pero las condiciones del espacio terminan por menoscabar el trabajo  de uno de nuestros más destacados artistas.

La decadencia de la SLMQG vuelve impostergable una inversión en pisos, paredes y sobre todo en luminarias. Hoy ningún espacio puede funcionar en condiciones tan precarias. Una lástima por el excelente Chaparro. Volveremos con su obra.
HIBRIT

La exposición Brit Cult curada por Carlo Trivelli para el Cultural Británico es un híbrido organizado para clausurar los 80 años de una institución que en los últimos años ha descuidado su valioso aporte a las artes visuales para orientarse con mayor énfasis a otras disciplinas.

El problema es el carácter críptico de una muestra que luce inexplicablemente apresurada. Los saltos entre pasado y presente (de Jaime Dávila a Miguel Aguirre a Martinat) son incongruentes y la inclusión de Venero, que hubiera funcionado en un contexto que privilegiara la ironía o el humor, aquí resulta chirriante por el predominio de una solemnidad abrumadora, ubicada en las antípodas  de los swinging sixties británicos.

Cabría decir que Trivelli es un curador responsable que puede haber caído en la trampa del título. ¿A qué se refiere por CULT? Hay varios textos de Umberto Eco que se encargan de establecer categorías, diferenciando High-cult, Mid-cult y Low-cult y cómo lo aristocrático se vuelve popular cuando se comprueba que “Convertido en ringtone de celulares o en música para ascensores o aeropuertos, hoy Beethoven “es disfrutado en la inatención”. La distinción ente cultura alta y baja se desplazó de los contenidos y su forma artística al modo de disfrutarlos”.

Sin embargo, la muestra tiene un acertado carácter, digamos funerario, con breves nostalgias al pasado y un profundo desconcierto por el presente que vuelve al futuro en enigma. Y  eso es precisamente la Gran Bretaña de hoy. Con Theresa May al mando del fantasma de un Titanic que pretende conquistar el BREXIT es imposible ser optimistas sobre el reino. Las lúgubres fotografías de Objet-Fantome (Ángela Caro) pudieran ser un síntoma de ello.

Loading...