Carlos Zevallos (Huánuco, 1986): dibujante, gra  bador y artista pluridisciplinario. Sus origamis muestran su versatilidad con el papel.
Carlos Zevallos (Huánuco, 1986): dibujante, gra bador y artista pluridisciplinario. Sus origamis muestran su versatilidad con el papel.
Edición 2499: Jueves, 3 de Agosto de 2017

Millennials

Por: Luis E. Lama | “El urinario blanco de Duchamp, la pieza escultórica más lograda de esta serie”.

Carlos Zevallos (Huánuco, 1986): dibujante, gra  bador y artista pluridisciplinario. Sus origamis muestran su versatilidad con el papel.
Carlos Zevallos (Huánuco, 1986): dibujante, gra bador y artista pluridisciplinario. Sus origamis muestran su versatilidad con el papel.

El término ha sido acuñado para designar a la generación nacida entre 1982 y 1998 que ha crecido y madurado en el presente siglo. Son internacionales y el mundo lo sienten de ellos por su pragmatismo y su desapego hacia el nacionalismo y la política. Su realidad luce ser virtual y el smartphone suele constituir una prolongación de su brazo y del que no se pueden despegar.

¿Son así nuestros millennials? Pudiera ser, pero la mayoría de los que conozco se aparta en gran medida de la descripción anterior para ubicarse aquí y ahora.

CARLOS ZEVALLOS (HUÁNUCO, 1986)

Es uno de nuestros jóvenes de mayor talento, que además tiene el oficio necesario para experimentar con variadas disciplinas y fusiones.

En sus trabajos sobre el mural de Ricardo Wiesse en el ‘zanjón’, pega restos de la mayólica sobre impresión digital, convirtiendo en reliquia a los residuos de la que fue nuestra mayor obra pública. Su trabajo adquiere un carácter simbólico por delatar las conflictivas relaciones entre el arte y el analfabetismo del poder.

Zevallos es, además, un muy buen dibujante y grabador, hecho que se aprecia particularmente en las 16 piezas gestuales en las que mezcla materiales imposibles –pintura látex y aceite linaza–, y donde se evidencia su dominio para proponer formas inéditas del expresionismo abstracto.

Nos encontramos ante un artista pluridisciplinario que se expande a la tercera dimensión con una serie de indagaciones que lo conducen a las cabezas de Túpac Amaru o de Grau, pero sobre todo a una obra maestra en papel folcote. El urinario blanco de Duchamp, la pieza escultórica más lograda de esta serie.

Folding.
Folding.
El origami en las artes visuales del Perú no es inédito. Actualmente varios artistas-arquitectos, como Daniel Defilippi y Karla Gonzales, lo exhiben en Forum; sin embargo, es la primera vez que se presenta de manera coherente en una exposición tan compleja.

Si bien los origamis se originan en China y se integran a la tradición japonesa en el siglo VI, es en el siglo XX cuando alcanza su mayor expansión en Occidente. Debido a su carácter arquitectónico, resultan memorables los ejercicios de Josef Albers en la Bauhaus, los calidociclos con teselaciones de Escher y, desde los años 60, esa técnica cuenta con innumerables adeptos en el campo del arte contemporáneo.

Las piezas de Zevallos en papel folcote y luego pintadas, como L´étoile, son aciertos valiosos, pero es el conjunto de héroes impresos y luego plegados el que deriva en un replanteamiento iconográfico que amerita reconocer.

Zevallos además incluye un video que permite redondear una esforzada muestra que es recomendable visitar.

EDIFICA

Es una empresa inmobiliaria que cede los inmuebles en proceso de demolición para realizar actividades culturales, como ocurre con el antiguo local de El Rincón Gaucho, frente al MAC, en Barranco. Allí Y Gallery ha reunido a 37 artistas menores de 30 años. Habría que decir que esta galería tiene su sede en Manhattan, donde resulta una sala marginal. Sin embargo, ha tenido el mérito de mantenerse en medio de la feroz competencia.

Galería de héroes (detalle). Derecha: 100 años de La Fuente de Marcel Duchamp. Urinario blanco en escultura de papel folcote.
Galería de héroes (detalle). Derecha: 100 años de La Fuente de Marcel Duchamp. Urinario blanco en escultura de papel folcote.

El local ocupado tiene amplios ambientes que se prestan para una ingeniosa exposición. No obstante, se requería de un mínimo de acondicionamiento, de un estudio del espacio donde ubicar cada participación, para evitar que las poderosas texturas de las paredes demolidas terminaran por engullir lo exhibido. En resumen, respeto. Lo más grave es la informalidad. A pesar de que el horario era de dos a siete de la tarde, las veces que acudí estaba cerrado, hasta que logré que un guardián me abriera el portón del caótico lugar.

Hay participaciones chirriantes pero hay otras muy destacadas, como la de Fátima Rodrigo y particularmente la de Genietta Varsi, quien fue la que mejor aprovechó las posibilidades del deterioro para hacer su revulsiva instalación sobre la antigua cocina. Andrea Ferrero desarrolla su instalación trabajando sobre la mayólica en un espacio adyacente, y la cerámica de Frances Munar encuentra una perfecta ubicación. No pudimos apreciar los videos porque los equipos no estaban en funcionamiento.

Salvo excepciones, nuestros jóvenes son talentosos, contemporáneos y están en busca de su propio camino. Pero a pesar de ello, y sin desmerecer a los valientes guerreros que han expuesto, la obra más contundente era el ventanal del primer piso formando un ángulo y pintado con espray negro por algún anónimo albañil. Sorpresas te da la vida. 

Loading...