Díptico al alimón de Marcelo Peirano y Yiriane Kahn. Comparten la sala en la galería Yvonne Sanguineti.
Díptico al alimón de Marcelo Peirano y Yiriane Kahn. Comparten la sala en la galería Yvonne Sanguineti.
Edición 2481: Jueves, 30 de Marzo de 2017

Carencia de Viagra

Por: Luis E. Lama |Pop Porn en galería Forum es una muestra que no debió hacerse. El título no está a la altura de las expectativas.”

Díptico al alimón de Marcelo Peirano y Yiriane Kahn. Comparten la sala en la galería Yvonne Sanguineti.
Díptico al alimón de Marcelo Peirano y Yiriane Kahn. Comparten la sala en la galería Yvonne Sanguineti.

Pop Porn en galería Forum es una muestra que no debió hacerse. El título, tomado de un disco de Libido del 2003, no está a la altura de las expectativas que pudieron crearse. Moico Yaker, su curador –uno de los artistas que más admiro– es un hombre erudito que estoy convencido ha leído a Bataille (La historia del ojo (1928) es un clásico sobre el goce anal. Hay un video de culto dedicado al libro). Además tengo la certeza de que conoce a Román Gubern y su libro sobre La imagen pornográfica y otras perversiones ópticas. Y por supuesto a Susan Sontag cuyo Styles of Radical Will (1978) es un libro de lectura obligatoria en estos tiempos de represiones. En él incluye su ensayo La imaginación pornográfica en el cual separa la sexualidad creativa del “trash” que los adictos consumimos en Internet. La primera está dedicada a la literatura, que es el campo en el cual la imaginación se libera para hacer propio cada relato, que podemos leer con una sola mano –o no–, dependiendo del estímulo que despierte el texto. Víctor Krebs hace su aporte local al tema con la indispensable La imaginación pornográfica. Contra el escepticismo en la cultura (2014).

Se podrá aducir que los artistas invitados no han leído texto alguno y solo han recibido algunas pautas gaseosas. No lo sé. Pero la historia del arte está plagada de ejemplos que hoy consideraríamos pornográficos, como bien lo ha sabido representar María Malicia, con una animación sobre la genitalidad precolombina que ameritaba un gran monitor que se comiera el espacio.

La notable pintura informa  lista de Peirano en Tectónica V. Técnica mixta sobre tela, 122 x 214 cm.
La notable pintura informa  lista de Peirano en Tectónica V. Técnica mixta sobre tela, 122 x 214 cm.

En el mundo contemporáneo no se puede ignorar el impacto de la pornografía en el arte. Ya no existe esa línea divisoria que separa ambos extremos. Jeff Koons fue el precursor. Se casó con “La Cicciolina” –una mujer capaz de impensables maratones corporales– y presentó porno puro y duro en la Bienal de Venecia de 1990. El impacto fue considerable y los Koons se hicieron millonarios hasta que el escándalo cedió paso a otras provocaciones. Entonces, la pareja, ya con un hijo producto de sus ensayos, se divorció. Ella volvió a Italia con una fortuna que jamás hubiera amasado con películas que forman parte de la historia lúbrica del cine. Por su parte Koons, considerado el nuevo Warhol, fue entronizado el año anterior en una retrospectiva en el Whitney donde ningún “manhattanite” movió una pestaña ante lo explícito. En esta dorada Lima jamás se hubiera podido exhibir.

Fotografía de Juan Carlos Muñoz-Nájar.
Fotografía de Juan Carlos Muñoz-Nájar.

En Forum solo Juan Carlos Muñoz-Nájar aporta el carácter subversivo requerido con unas fotografías extraordinarias del cuerpo masculino –que deben mucho a John Coplans– pero tambien resulta admirable el collage de videos porno, al interior de una cabina con una perforación a la altura suficiente para que solo el espectador adulto pueda tener acceso al festín.

Andrés Miró Quesada tiene más talento que ese inacabado cuadro que demandaba un tamaño natural que se confrontara con el cuerpo del espectador y salvo un reiterado cartel fallido, los demás están de más. Una oportunidad perdida en una Lima aplastada por un conservadurismo que cada vez más se extiende por cada intersticio que la sociedad le permite. Y eso es lo que hace tan triste el fracaso de esta exposición.

TECTÓNICA

Yvonne Sanguineti presenta a dos pintores que merecen ser destacados. El primero es Marcelo Peirano que tiene una pintura informalista, violenta, de riquísimas texturas visuales y materiales y una gestualidad impulsiva que hace de sus mejores cuadros un torrente pasional o un combate consigo mismo La multiplicidad de materiales, los chorreados -preferimos los mas violentos-, el impregnado del color sobre la tela configuran una épica entre hombre materia y lienzo. Es cierto que la pintura no pasa por el mejor momento de la moda. Pero esta pintura sin tiempo superará sin duda los gustos del momento para imponer el valor que ella contiene.

Dibujo para animación sobre genitalidad precolombina. Trazo de María Malicia.
Dibujo para animación sobre genitalidad precolombina. Trazo de María Malicia.

Yiriane Kahn comparte sala con él. Como Helen Frankenthaler o Morris Louis ella impregna el lienzo con una pintura licuada y deja  que el color chorree libremente para crear una base sobre la cual incorpora grafismos, creando anecdotarios que a veces se aprecian innecesarios. Cuando Kahn respeta el libre flujo del color sobre el lienzo, creando sugerencias con intervenciones mínimas, es que se aprecian sus mayores logros, como ocurrió con el cuadro turquesa en el CCPUC o como hoy es posible apreciar en el díptico de que hace con Peirano o el turquesa con dorados a su lado.

Está pendiente una muestra de formatos heroicos en un espacio que pueda albergar una pintura cuya capacidad de expansión pudiera ser ilimitada.

Loading...